01/09/2014

El dúo británico alcanza el éxito con su debut, estará en el Dcode 2014, y anuncia nuevos conciertos en BCN y Madrid.

La meteórica carrera del dúo británico Royal Blood ha tardado menos de un año en alcanzar una cima raramente imaginable para un grupo debutante. Formados en 2013 por el bajista y cantante Mike Kerr junto al batería Ben Thatcher, saltaron a la palestra a finales de ese mismo curso al ser escogidos por Arctic Monkeys para telonearles en sus dos enormes conciertos de Finsbury Park en mayo de 2014, y cuando la BBC los incluyó en su lista de nominados para el tradicional BBC Sound of 2014 (aunque después se quedaron fuera de la lista final de 5 nombres). A partir de ahí se sucedieron los singles de avance de un debut que se dedica a recuperar los riffs contundentes y la intensidad física entre tanto r&b y electrónica pop, aunque lo haga desde una formación atípica como es la de bajo (que suena como una guitarra corpulenta) y batería. Entre la intensidad lírica de Jack White y la rugosidad de los The Black Keys pre-sintetizadores, Royal Blood han firmado algo así como el disco que tiene que regenerar el rock de masas. Y a prueba del recibimiento que ha tenido en el Reino Unido, así lo hará: el disco ha debutado en el número 1 de álbumes durante su primera semana, vendiendo más de 66.000 copias y convirtiéndose de paso en el debut rockero británico más vendido de los últimos tres años. Una manera inmejorable de comenzar una andadura que parece destinada al éxito, y que podremos ver hasta en tres ocasiones este año: la primera de ellas será en el inminente Dcode 2014, donde Royal Blood actuarán al lado de Beck, La Roux, Chvrches o Wild Beasts; las otras dos serán en noviembre, con los conciertos que acaban de anunciar en Barcelona (20 de noviembre en La [2] de Apolo) y Madrid (21 de noviembre en la sala Lemon). Entradas a la venta para los dos últimos a partir del 5 de septiembre a 22€ (20€ en el Portal del Primavera Sound y La Botiga para los que tengan la tarjeta abono del PS14). Se avecina tormenta.

Publicidad
Publicidad