16/08/2014

Monumental remix para el nuevo clásico de los canadienses.

Con el paso de los meses, y pese al impacto inicial que supuso ‘Reflektor‘, para muchos la verdadera obra maestra del cuarto disco de Arcade Fire ha acabado siendo ‘Afterlife‘. Puede que sea por ese ritmo que conjuga la cadencia bailable de Reflektor con la épica de sus discos anteriores, por la demoledora letra («If we scream and shout till we work it out«), o por el inolvidable videoclip en directo protagonizado por la genial Greta Gerwig, el caso es que la canción se ha convertido en uno de los clásicos del grupo canadiense, y ahora el productor australiano Flume ha llegado para hacerla todavía un poco más grande. Harley Streten, una de los nombres imprescindibles de la nueva escena electrónica a nivel mundial, ya firmó el año pasado uno de los remixes de la temporada (esa ‘You & Me‘ de Disclosure que casi ha rebasado a la original en aceptación), y ahora parte del fragmento final de ‘Afterlife‘ para entregar un remix que se alarga hasta los diez minutos y que deconstruye la canción de forma asombrosa. No supera, obviamente, a la original, pero tampoco parece pretenderlo, ya que es más bien una suerte de acompañante, mucho más atmosférica y menos explosiva que la fuente. Menos bailable, incluso, excepto una parte central donde el beat se adueña del ritmo. En cualquier caso se trata de un remix monumental que no solo no palidece frente al tema original sino que lo hace todavía un poco más imprescindible.

Publicidad
Publicidad