14/07/2014

El músico sueco nos avanza detalles de su nuevo disco; este sábado actúa en el Bona Nit Barcelona.

Si nos imaginamos la banda sonora ideal para una noche mágica de verano al aire libre, es muy probable que la de José González esté entre los candidatos principales. El cantautor sueco de ascendencia argentino irrumpió en 2003 –en Suecia; en Europa llegó dos años más tarde– con un álbum delicado y sobrecogedor como Veneer, que gracias a una maravillosa versión de ‘Heartbeats‘ de The Knife y a un poquito de ayuda de cierto anuncio de televisión de un gigante tecnológico se convirtió en un éxito rotundo de ventas. Eso aupó a González a la primera línea de cantautores de folk para todos los públicos, y su segundo álbum, In Our Nature –algo más luminoso–, fue recibido en 2007 con el pertinente entusiasmo.

Fue poco después cuando González decidió hacer un alto en su carrera en solitario para resucitar a Junip, su grupo de juventud, junto a sus compañeros Tobias Winterkorn y Elias Araya, a quienes ha dedicado sus últimos cuatro años publicando dos discos notables de folk con carácter más psicodélico como son Fields (en 2010) y Junip (el año pasado). No solo eso, sino que en 2013 también tuvo tiempo para firmar tres canciones nuevas para la banda sonora de la película La Vida Secreta de Walter Mitty, dirigida y protagonizada por Ben Stiller, y que vio a González colaborando con artistas como Ryan Adams o Theodore Shapiro.

Con todo ello llegará José González al Bona Nit Barcelona 2014 que tendrá lugar este sábado 19 de julio en el Poble Espanyol de la ciudad condal junto a Erlend Øye, Jorge Drexler, Pompeya y los catalanes Raydibaum. Un festival con filosofía ecológica y sostenible en un bonito entorno que servirá de acompañante de lujo para la música de González, con quien hablamos vía telefónica mientras pasa unos días de vacaciones en una isla de Suecia. Con un castellano impecable, de leve acento argentino pero cada vez más europeizado (en momentos puntuales solo se le ocurre la palabra en inglés para definir algo concreto), nos habla de su experiencia con la película de Ben Stiller, del idilio reencontrado con Junip… y sí, de su tercer disco en solitario, del que nos cuenta más cosas de las que esperábamos.

El año pasado participaste en la banda sonora de La Vida Secreta de Walter Mitty. ¿Qué te hizo aceptar este proyecto?
JOSÉ GONZÁLEZ: “Fue por Ben Stiller –director y protagonista del film–. Mientras estaban filmando en Islandia, una de sus preocupaciones era encontrar música que pudiera encajar con la película, y entre todas las canciones que escuchó le gustó mucho ‘Without You’, de Junip. Y desde ese momento él quiso que yo estuviera involucrado en la banda sonora. Cuando me lo propuso, obviamente me alegré mucho, ya que es uno de mis cómicos favoritos, así que dije que sí sin pensármelo”.

¿Era la primera vez que te encargabas, aunque fuera parcialmente, de una banda sonora?
“Sí, me lo habían propuesto antes pero era sobre todo para documentales o cosas pequeñas para las que no podía encontrar el tiempo suficiente. Pero esta fue una oportunidad de las que no surgen a menudo, así que no podía dejarla escapar. Aunque no lo hice solo: Theodore Shapiro, que ya ha hecho 30 o 40 bandas sonoras, colaboró activamente y me ayudó mucho”.

Es curioso porque muchas de tus canciones han sido ampliamente utilizadas en series de televisión, anuncios… ¿Eras consciente de que tu música podía encajar tan bien en el terreno audiovisual?
“Una vez las empezaron a utilizar para series y películas vi que se trataba de una gran oportunidad para llegar a una cantidad inmensa de público que no me había escuchado antes. Pero fue algo que no apliqué a las canciones hasta el último disco de Junip, donde hay algún tema, como ‘Line Of Fire’, que fue compuesto ya desde un inicio como si fuera la canción perfecta para unos títulos de crédito finales de una película”.

De tu participación en la banda sonora llaman la atención especialmente dos canciones, ‘Step Out’ y ‘Stay Alive’, porque son mucho más épicas y optimistas de lo normal. ¿Es algo que te inspiró la película o puede ser una nueva dirección para tus canciones?
“No, no diría que se trata de una nueva dirección. Era básicamente lo que querían para la película. De hecho esas dos canciones fueron escritas por Ryan Adams y Craig Wedren, y la producción fue a cargo de Theodore Shapiro. Pero sigo siendo yo quien canto, claro, así que lo veo como una mezcla entre mi propio estilo y la sonoridad que la propia película necesitaba”.

En los últimos años te has centrado casi exclusivamente en Junip, publicando dos discos seguidos (en 2010 y 2013). ¿Lo consideras un proyecto igual de importante que tu carrera en solitario ahora mismo?
“Sí, siempre lo he visto de esa manera. Cuando estoy metido en un proyecto, siempre lo veo como lo principal. De algún modo siempre he sentido que la música en solitario es la parte central de mi carrera, pero hacer dos discos con Junip ha sido algo que ha surgido de forma muy natural. Ha sido muy práctico porque ya nos encontrábamos de gira, y escribir el segundo álbum fue bastante sencillo. Pero ahora por ejemplo hemos bajado mucho el ritmo de conciertos, para que así pudiera tener tiempo de escribir canciones para mi tercer disco en solitario”.

¿Qué te hizo reactivar Junip después de tantos años de inactividad?
“Junip ha sido un grupo en inactividad durante muchos años, porque empezamos en 1998. Cuando empecé a girar mucho en solitario, solía pensar que sería bonito tocar en esos sitios con el grupo, así que en 2005 hicimos algunos conciertos juntos y allá por 2008 empezamos a hablar sobre hacer un disco. Para mí era importante hacer algo diferente de lo que había estado haciendo, que era tocar como loco pero en formato solista. Así me apetecía escribir y tocar con otros músicos, y si se trataba de mis amigos de juventud todavía mejor”.

¿Qué nos puedes contar de tu tercer disco en solitario?
“Está escrito… solo falta la grabación. La idea es terminar de grabarlo este verano, y luego ya dependerá de los sellos discográficos decidir cuándo quieren que salga. Yo intentaré dejarlo listo en unos meses, y luego ya se verá”.

¿Sigue la línea de tus dos primeros discos?
“Sí, las nuevas canciones suenan parecidas a las de mis discos como solista. Estoy muy contento con las letras y la guitarra, y una vez empiece a grabar vamos a ver cómo sale el tema de la producción, pero creo que será similar a lo anterior. Cuando intento hacer algo distinto a nivel sonoro, suena más más cercano a Junip que a las dos canciones de La Vida Secreta de Walter Mitty, por ejemplo”.

¿Hay alguna versión en el disco? Es curioso que dos de tus canciones más famosas, ‘Heartbeats’ y ‘Teardrop’, sean versiones…
“Bueno, no es tan raro lo de hacer versiones, ¿no? Cantantes de otras épocas como Elvis Presley o Nancy Sinatra cantaban muchas canciones que no habían escrito. Hay que ser consciente de que una cosa es cantar una canción, y otra muy diferente es escribirla. Y claro, si yo busco entre todas las canciones que más me gustan del mundo, y canto alguna de ellas, luego es muy difícil que escriba temas que estén a la misma altura. De todas formas, la idea con este nuevo disco es que solo haya canciones mías, sin versiones. No dejaré de cantar canciones de otros, pero no será en este trabajo”.

¿Hay algún tema alrededor del cual gire el disco? El segundo, por ejemplo, hablaba mucho de la condición humana, de ahí su título (In Our Nature).
“Creo que si alguien lee las letras y escucha las nuevas canciones podrá descifrar algún tema, pero esta vez lo he dejado así, sin nombrarlo demasiado. Prefiero que la gente lo pueda escuchar y saque sus propias conclusiones”.

Jose Gonzalez

Aunque hayas estado ocupado en otros proyectos, realmente no publicas un nuevo disco como José González desde 2007. ¿No crees que es mucho tiempo?
“Sí, es evidente. Pero yo incluyo los discos de Junip cuando miro atrás, así que al final publiqué el primer disco en 2003, el segundo en 2007, el primero de Junip en 2010 y el segundo en 2013. Mirado así, la progresión es la habitual, porque hacer un disco ocupa dos o tres años. Aunque se llamen de forma diferente, los otros proyectos también son parte de mi carrera”.

Este verano solo vas a dar tres conciertos en solitario, imagino que porque estás centrado en el nuevo disco. Uno de ellos será en Barcelona este próximo sábado 19 de julio, dentro del festival Bona Nit Barcelona. Es el primer festival abiertamente sostenible de España. ¿Ha sido algo importante para ti a la hora de decidirte?
“Sí, sin duda, ese fue uno de los detalles. Tengo gente que me ayuda a elegir en qué sitios toco, y este festival reunía la combinación de aspectos que me atraen. Me gusta que haya gente que trate de encontrar maneras de hacer cosas sostenibles, y que intente dar a conocer la idea de vivir de un modo más sostenible. Este verano también toco en Nueva York, en este caso en un concierto en el que estaré acompañado de seis músicos. Así que la idea para estos meses era hacer pocos conciertos, pero que fueran muy especiales”.

Visto con perspectiva, tu música tienen muchas similitudes sonoras con la de Kings of Convenience, que curiosamente también son nórdicos y sacaron su primer disco solo un poco antes que tú. ¿Crees que se debe a algo especial?
“Sí, yo también veo esa similitud. Me acuerdo de que cuando saqué mi primer disco, la primera entrevista más o menos grande que hice, me comparaban con ellos, especialmente con Quiet Is The New Loud. Ellos, igual que yo, están muy inspirados por Joao Gilberto o Simon & Garfunkel, especialmente por la manera de tocar la guitarra de esa forma delicada. Pero bueno, no somos los únicos ni mucho menos, yo lo veo como algo bueno y creo que fue casualidad que publicáramos los discos más o menos en la misma época”.

Fue precisamente en esa época, cuando sacaste tu primer disco, cuando tuviste que dejar tu doctorado en bioquímica para dedicarte completamente a la música. ¿Estás contento de haber tomado esa decisión ahora?
“Sí, por supuesto. Cuando empecé a hacer el doctorado me veía con un futuro en bioquímica o biología molecular, pero tampoco estaba obteniendo demasiados resultados. En realidad fue un alivio cuando descubrí que podía ir de gira, dormir hasta tarde y tocar mis canciones como modo de vida. Y pagar las facturas de esa manera (risas). Ahora se cumplen 11 años desde ese momento, y aunque me sigue interesando la ciencia, no necesito ser de los que están en un laboratorio investigando. Estoy contento siendo solo un espectador”.

Publicidad
Publicidad