12/07/2014

El ex-líder de The Books resucita aquello de la indietronica en el primer adelanto de su segundo disco.

Qué felices se las prometió la indietronica, esa corriente musical de terrible nombre, cuando se enteró de la reunión de The Postal Service (su referente más mediático, aunque no el más ilustrativo y atinado). «Voy a ir poniéndome guapa para el revival», debió pensar. Pero la luz de la fugaz vuelta del grupo de Ben Gibbard ya se extinguió, a pesar de los muchos momentos brillantes que tuvo su concierto en el Primavera Sound 2013, y lo cierto es que nadie ha tenido a bien recuperar esos sonidillos que glorificaron Lali Puna o múm hace ya una década. O casi nadie: ahí están Tycho, Sin Fang o Baths, que últimamente han flirteado con la etiqueta. Como lo hace ahora Nick Zammuto, ex-líder de The Books, en su proyecto en solitario, ese que en 2012 regaló un debut homónimo que no parece el de un tipo curtido: es tan audaz y ambicioso como el de un novato cargado de ilusión. Dos años después, decíamos, Zammuto actualiza aquello de la indietronica (que, a fin de cuentas, viene a ser electrónica de apariencia contemplativa y aliento folk) en su precioso single de regreso, ‘Great Equator‘. El tema, de infinitas texturas, llega tarde a cualquier atisbo de revival, pero brilla como ejercicio de paleontología musical. Nada casposo y sí absolutamente emocionante, por cierto. Todo en él, empezando por esa especie de homenaje a Super Mario Bros, parece sacado del baúl de los recuerdos. Que sirva como carta de presentación de un disco llamado Anchor (ancla) no puede ser casualidad: Zammuto parece encantado de haberse quedado aferrado al pasado, aunque a veces tenga que mirar hacia lo que viene. Ahora que la fecha de salida de Anchor se acerca (2 de septiembre), no le queda más remedio que hacerlo.

Publicidad
Publicidad