03/07/2014

La capital irlandesa da nombre a la nueva canción del productor, tan eufórica como melancólica.

Tal y como le ha ocurrido al londinense Brolin, BeGun le ha cogido el gustillo a eso de colocarle nombres de ciudad a sus canciones. Y, hasta el momento, la cosa le ha funcionado: comenzó su travesía en ‘San Francisco‘ para después dejarse caer por ‘Nairobi‘, ‘Madrid‘ y ‘Hamburg‘, siempre con la destreza suficiente como para ubicarse en algún punto intermedio entre la pista de baile y el dormitorio. Tiene su mérito. Lo último que supimos de él fue que se quedó a kilómetros de distancia, concretamente en ‘Shangai‘. Desde la otra punta del globo, su electrónica sonó tan cercana como siempre. Ahora hace escala en ‘Dublin‘ para coger aire pensando en todo lo que vendrá durante los próximos meses: prometen desde su sello que «próximamente» lanzará un EP llamado Mumbai (¡otra ciudad!) y que a principios de 2015 nos toparemos con su primer álbum. De momento, la capital irlandesa presta su nombre al nuevo tema del productor barcelonés, que empieza a cocer con unas cuantas voces apitufadas que van y vienen y entra en ebullición con una cascada de arpegios de sintetizador que parece no tener fin. Lo tiene, como todas las cosas buenas de la vida, pero encontrar el botón de replay no requiere uno de esos largos viajes que tanto gustan a BeGun. Pilla a mano y ayuda a descubrir los muchos y deliciosos contrastes de esta ‘Dublin‘ que hipnotiza: tan eufórica como melancólica, tan cálida como heladora, tan humana como robótica.

Publicidad
Publicidad