15/06/2014

Una de las nuevas bandas más excitantes de Inglaterra anuncia su primer álbum.

»No es ahora o nunca», aseguraban JAWS en una entrevista publicada hace más de ocho meses. Unas declaraciones que sorprenden por comedidas y prudentes, sobre todo si tenemos en cuenta lo dados que son los grupos noveles a lanzarse a la piscina antes de tiempo. ¿A cuántos hemos visto darse un buen piñazo contra el cemento cuando pensaban que habría agua esperándoles? Nadie nos garantiza que JAWS no serán los próximos, pero a ellos no se les podrá acusar de exceso de precipitación. Ya han visto pegársela a algunos compañeros de la escena de su Birmigham natal, véase Peace o Swim Deep, y no quieren correr la misma suerte a la hora de dar el salto al LP. Y, ciertamente, no parece una opción muy descabellada apostar por ellos. Sólo hace falta que la racha de aciertos que han encadenado desde mediados de 2012 (varios singles y un estupendo EP de seis temas editado el año pasado, Milkshake) se alargue hasta el próximo 15 de septiembre, cuando publiquen su primer álbum. Se llamará, cómo no, Be Slowly. Prueba de que estos cuatro no tienen ni la más remota idea de lo que son las prisas. Un título/declaración de intenciones que, en realidad, encaja perfectamente con ese pop de guitarras soleado y aparentemente despreocupado, más californiano que británico, que parece hecho para poner rumbo a la playa. O, más bien, para volver de ella antes de lo que se querría: sus canciones, ruidosas en su justa medida, tienen bastante más de melancolía que de euforia. La que dará nombre a su debut largo ya puede escucharse, con calma, a modo de adelanto.

Publicidad
Publicidad