03/06/2014

El grupo paralelo de Erlend Øye dice adiós, y nosotros recordamos sus tres mejores canciones.

Cuando un grupo lleva ya más de un año inactivo en sus redes sociales, mala señal. Ocurrió recientemente con The Rapture, que finalmente tuvieron que admitir que lo habían dejado, y se certificó ayer con The Whitest Boy Alive, el grupo paralelo de Erlend Øye (Kings of Convenience), que anunciaron a través de su perfil de Facebook que ya no son una banda. La noticia llegó entre la resaca primaveril y el revuelo monárquico, y aunque tampoco se hubieran prodigado demasiado ni en disco ni en directo, siempre es una pena. «Ya no componemos ni tocamos juntos como The Whitest Boy Alive«, explicaron, para después citar una de sus canciones (‘Golden Cage‘) que viene a decir que ya se han cansado del divertimento. El grupo, formado en Berlin por Øye junto a Marcin Öz (bajo), Sebastian Maschat (batería) y Daniel Nentwig (teclados) sirvió para explorar la vena bailable de Erlend, que después iría aplicando progresivamente a los directos de Kings of Convenience. The Whitest Boy Alive dejan dos meritorios discos, Dreams (2006) y Rules (2009), de un dulce pop bailable con alma electrónica, pero sobre todo tres grandes canciones como ‘Burning‘, ‘1517‘ e ‘Intentions‘, que recordamos aquí debajo. Suerte que al parecer Erlend Øye, que por cierto actuará en el Bona Nit Barcelona 2014, rescata algún que otro tema en directo, por aquello de mantener viva la llama. Algo es algo.

Publicidad
Publicidad