25/05/2014

La nueva revelación británica, a las puertas de su primer disco, da el salto con una monumental canción.

Los jovencísimos Childhood, uno de los nuevos grupos más en boga del Reino Unido, son una buena muestra de banda en plena gestación. Empezaron como un dúo (formado por Ben Romans Hopcraft y Leo Dobsen), ahora parece que son cuatro (aunque en su foto más reciente, la que encabeza este post, sigan saliendo solo dos), y con solo un puñado de canciones han conseguido transitar por varios estilos, algo que dificulta bastante la tarea de catalogarlos. Miremos los hechos, pues: han compartidos giras británicas con grupos como Temples, Palma Violets o Telegram, ya forman parte del sello Martahon Artists (en el que también militan Jagwar Ma o Courtney Barnett), y una de sus primeras canciones, ‘Solemn Skies‘, fue remezclada por nada menos que Sonic Boom (Spaceman 3). Con estas premisas, y primeras canciones como la mencionada ‘Solemn Skies‘ (muy Tame Impala) o la monumental ‘Pinballs‘ (de casi siete minutos, que además compusieron y grabaron en solo 24 horas), lo normal sería colocarlos dentro del grupo de nueva psicodelia pop con carácter británico, tal y como hicimos el año pasado cuando les incluimos en la lista de joyas del FIB 2013.

Desde entonces, sin embargo, Childhood han seguido creciendo, y a base de grabar su primer disco durante los últimos meses con el productor Dan Carey (Bat For Lashes, TOY, Django Django, Franz Ferdinand…), el sonido de estos chicos ha dado un enorme salto adelante. Y a ‘Falls Away‘ nos remitimos, ese nuevo single que anticipa un primer álbum que debería llegar este verano –aunque todavía no ha sido ni siquiera anunciado–, y que esta misma semana recibió un videoclip en stop motion que nos sirve para confirmar definitivamente que en Childhood hay algo. A esa cadencia onírica que ya mostraban sus anteriores temas se le suma aquí un estribillo monumental, que incluso llega a recordar a unos TV On The Radio rejuvenecidos y que de nuevo deja al cuarteto (o dúo, lo que sea) británico al margen de cualquier catalogación. Después de dos años de lenta gestación (en 2012 ya publicaron un videoclip con Pitchfork, ‘Blue Velvet‘), llega la hora de la verdad para Childhood.

Publicidad
Publicidad