05/05/2014

Dos horas de un ya habitual descenso a los infiernos con 'To Be Kind'.

La gran pregunta ante el nuevo disco de Swans es: ¿qué coño hace uno después de una animalada como The Seer? ¿Cómo abordar el sucesor de un disco que, según tus propias palabras, es la culminación de todo lo que has hecho, algo así como tu obra magna o tu legado? La respuesta de Michael Gira ha sido tratar de ganarse a sí mismo en lo suyo (aka ‘hacerse un Guardiola’). To Be Kind es, lo habrán adivinado, todo menos ‘kind‘. Es un álbum abrasivo y fiero sin concesiones. No encontrarán aquí una ‘Song For a Warrior‘ en la que sentarse a reposar. A cambio, la producción del propio Gira, junto a la asistencia técnica del ya oficialmente inmenso John Congelton (¿acabará esta siendo su propia obra maestra?) lo hace, diríamos, más digerible a nivel sonoro. No se confundan, a uno se le aparece el averno en más de una ocasión, pero quizás con menos agobios. Como de su predecesor, esperen rock, oscuridad y gritos (también en castellano, aunque no haremos spoilers), y como de su predecesor, no esperen que les guste en una primera escucha. Es más, no esperen que «les guste«, porque probablemente no es el objetivo que persigue. Esperen que les duela, que les joda, que les dé miedo. Hay algo aquí de fe ciega, de ritual, de experiencia sonora. Salven 122 minutos y entréguense a la ira. A lo mejor no duran 10 o a lo mejor descubren el disco del año. Con esta gente hay pocas medias tintas, en general, y en su decimotercer álbum de estudio (que, por cierto, se publicará el próximo 12 de mayo) ya no es momento de cambiar.

Swans – To Be Kind

01. Screen Shot
02. Just a Little Boy (for Chester Burnett)
03. A Little God in My Hands
04. Bring the Sun / Toussaint L’Ouverture
05. Some Things We Do
06. She Loves Us!
07. Kirsten Supine
08. Oxygen
09. Nathalie Neal
10. To Be Kind 

Publicidad
Publicidad