23/03/2014

El cuarteto sorprende sacando su vena más funk en el primer adelanto de su segundo álbum.

Hasta ahora, la corta de historia de Peace por estos lares ha sido una montaña rusa. Como la de tantos grupos, a decir verdad. Lo peor para el cuarteto de Birmingham es que a día de hoy nos generan bastante menos interés que cuando les presentamos, hace ya dos octubres, y no al revés. Desde que colaron su infecciosa ‘Bloodshake‘ entre nuestras canciones favoritas de 2012, las sombras fueron sucediéndose. Primero llegó su insípido primer álbum, un In Love al que no le salvaba ni la propia ‘Bloodshake‘; después, su mediocre concierto en la pasada edición del Primavera Sound. Una trayectoria descendente que, quién sabe, puede estar cerca de encallarse definitivamente o remontar el vuelo. Y es que el segundo álbum de Peace parece asomar en el horizonte. Ya en enero aseguraron tener grabadas cuatro de las canciones que en él irán incluidas, por lo que no sería una sorpresa que viera la luz antes de que termine el año. Sobre todo si tenemos en cuenta que su verano ya está lleno de fechas en directo (parada en el Arenal Sound incluida) y, sobre todo, que esta semana han estrenado el que apunta a ser su primer single de adelanto, ‘World Pleasure‘. Un tema grandilocuente y sorprendente (¿dónde se metió todo este groove en In Love?) en el que Harry Koisser hace algo parecido a rapear y las guitarras apenas logran asomar la cabeza entre percusiones, cuerdas e instrumentos de viento-metal. Si se arrimara un pelín más a Detroit y un poquito menos a Manchester, casi podría ser de Justin Timberlake. Casi.

Publicidad
Publicidad