19/03/2014

¿Se ha domesticado Merrill Garbus?

Las últimas horas han servido para recordarnos cuantísimas ganas le tenemos al 5 de mayo desde hace un par de semanas. Parece un día cualquiera escogido del calendario al azar, pero no lo es: es la fecha de lanzamiento que tanto Lykke Li como tUnE-yArDs, el proyecto personal de Merrill Garbus, han escogido para publicar sus respectivos nuevos trabajos (I Never Learn y Nikki Nack). Por un lado, la sueca ha estrenado ‘No Rest for the Wicked‘, lacrimógeno segundo adelanto de I Never Learn. Por el otro, Garbus nos ha dejado probar el single de presentación de Nikki Nack, del que hasta ahora sólo habíamos podido escuchar un megamix formado por fragmentos de todas las canciones que incluirá. La escogida para abrir fuego es ‘Water Fountain‘, una de las que más llamaba la atención en el citado megamix. Suena a tUnE-yArDs por los cuatro costados, no cabe duda, aunque parece mostrarnos a una Garbus más domesticada que la que nos noqueó con w h o k i l l. Más previsible y ortodoxa que en ‘Bizness‘ o ‘Gansta‘, menos salvaje y arrebatada. O lo que es lo mismo: más «producida». Después del paseo por la jungla que supuso w h o k i l l, esta ‘Water Fountain‘ parece anticipar una tarde en el zoológico. Que es algo parecido, pero no es lo mismo. Con todo y con eso, el tema, con sus samples multicolor que van y vienen y sus woo-has!, tiene tanta pegada como un chute de Red Bull.

Publicidad
Publicidad