12/03/2014

'Crown the Pines' es el majestuoso segundo adelanto de su segundo álbum.

Definitivamente, S. Carey está a punto de lograr algo sumamente complicado. Más complicado aún que crearse un sonido particular e identificativo: librarse de la coletilla »el batería de Bon Iver». Aún le sigue acompañando, no cabe duda, pero su nombre ya no necesita ir adosado perennemente a la aclaración de turno. Hace tiempo que el bueno de Sean Carey es, sencillamente, S. Carey. Y por méritos propios: el de Wisconsin siempre ha sabido aprovechar perfectamente las épocas en las que Justin Vernon ha mantenido en barbecho su proyecto principal. Lo hizo en 2010, cuando publicó uno de los mejores discos de ese año. También en 2012, de la mano de aquel delicioso EP (Hoyas) que le acercó a territorios electrónicos. Y va camino de volver a hacerlo en 2014. A saber: el 31 de marzo publicará su segundo trabajo, Range of Light, anunciado hace unas semanas en compañía de un evocador adelanto que hace bueno aquello de »menos es más». Decir tanto con tan poco no es tarea fácil, pero Carey lo logra en la fantástica ‘Fire-Scene‘. Guitarra, piano, amor a primera escucha y unas ganas de más que ahora se ven saciadas con el segundo adelanto de Range of Light. Se llama ‘Crown the Pines‘ y vuelve a ratificar que Carey no sabría hacer una canción fea ni aunque se lo propusiera con todas sus fuerzas. Esta que aquí nos ocupa, realmente preciosa, se eleva propulsada por un ejército de violines y unos coros gloriosos que bien podrían ser del propio Vernon (no en vano, su colaboración en el álbum está confirmada). Dos de dos.

)

Publicidad
Publicidad