20/02/2014

Entrevistamos al grupo británico, que publican su mejor disco; este fin de semana en BCN y Madrid.

Bombay Bicycle Club siempre han sido un grupo muy difícil de ubicar. En parte se debe a que sus dos primeros discos, que se parecen igual que un huevo a una castaña, salieron con solo un año de diferencia, y apenas otro año después ya llegaban con el tercero, A Different Kind Of Fix, en el que daban un pequeño salto adelante. Después de haber pasado por el indie guitarrero canónico en el Reino Unido (en el debut I Had The Blues But I Shook Them Loose), de haber indagado en su vertiente más folk e intimista (con Flaws, segundo álbum), el cuarteto londinense parecía reorientar su carrera con un tercer disco que, sin embargo, se quedaba un poco a medias. Paralelamente a esta carrera probablemente demasiado acelerada y titubeante, lo curioso del asunto es que Bombay Bicycle Club conectaron con el público. Ni ellos mismos se explican exactamente el por qué, pero pasaron a convertirse en uno de los grupos británicos con más seguimiento, aunque también es cierto que eran una de aquellas bandas que fuera de las islas no eran percibidas con tanto entusiasmo ni la misma devoción.

Después de publicar A Different Kind of Fix, y esto es pura suposición, es más que probable que Jack Steadman (voz), Jamie MacColl (guitarra), Suren de Saram (bajo) y Ed Nash (batería) decidieran que había llegado el momento de un cambio. Entre gira y gira, el cantante se fue de viaje por varias partes del globo, en busca de otro enfoque para su cuarto álbum. Ya de vuelta en Londres, y junto al resto de la banda, grabaron por primera vez en su propio estudio auto-produciéndose ellos mismos el disco. Y esto nos lleva a So Long, See You Tomorrow, indudablemente el mejor disco de Bombay Bicycle Club hasta la fecha, y el que pueda marcar un punto de inflexión en su carrera. Siguiendo la estela de bandas contemporáneas como Everything Everything, Foals o The Maccabees, han decidido escoger el camino más experimental para dar forma a las diez canciones que conforman su cuarto álbum. Como siempre, la premisa es más arriesgada que el resultado, pero hay un buen puñado de temas que aúnan contundencia, valentía y emoción, y que dan en el blanco con creces. Hablamos de los singles ‘Carry Me’ y ‘Luna’, pero también de ‘It’s Alright Now’ e incluso de la bollywoodenseFeel’, que acaba siendo irresistiblemente pegadiza. En ‘Home By Now’ y ‘Eyes Off You’ bajan irremediablemente las revoluciones, pero para demostrar que también han estado escuchado un buen puñado de hip hop y de James Blake para asimilarlo en sus composiciones. Y al final, todo parece haber encajado al fin: la crítica ha recibido el disco con los brazos abiertos, y el público lo encumbró hasta el punto de llevarlo a la cima de los discos más vendidos en el Reino Unido en su primera semana.

Con todo, no se antoja un mejor momento para la primera visita de Bombay Bicycle Club a Madrid y Barcelona. Las citas serán esta misma semana (el viernes en la sala Bikini de la ciudad condal, y el sábado en la sala But de la capital), y para hablar del nuevo álbum y de todo ello tuvimos la oportunidad de charlar con Jamie MacColl, guitarrista de la banda.

Aunque el nuevo disco acabe de salir como quien dice, ya estáis metidos en la primera gira de presentación, en este caso europea. ¿Cómo está yendo?
JAMIE MACCOLL: “Muy bien, es la primera vez que tocamos las nuevas canciones y ya teníamos ganas. Además estamos visitando por primera vez sitios en los que no habíamos estado, así que es genial”.

Ahora que ya lleva unos días en la calle, ¿ha tenido el álbum la reacción que esperabas?
“No sabría decirte qué esperaba del disco, la verdad. Nunca sé qué esperar en estos caso, pero esta vez todavía menos, porque se trata de un disco muy distinto. Hay muchos elementos nuevos en estas canciones, y lo que intuía es que iba a ser uno de esos discos que amas u odias. Que iba a dividir mucho al oyente. Hasta cierto punto es lo que está pasando, pero por suerte la balanza se inclina hacia los que lo están disfrutando mucho”.

¿Qué pensasteis cuando os dijeron que habíais logrado llegar al número 1 en el Reino Unido?
“Nos quedamos alucinados, era algo que no esperábamos. Me alegro mucho de que esto haya llegado con nuestro cuarto disco, porque significa que nos hemos ido labrando una carrera durante estos años, y finalmente está dando sus frutos”.

Para mí, este es vuestro disco más ambicioso y también el más redondo. De alguna manera, me parece que puede describir lo que queréis ser como banda. ¿Es este el sonido que siempre habíais querido para Bombay Bicycle Club?
“Teníamos claro que este era el sonido que queríamos para este disco, con más electrónica y más intensidad en general. Pero sinceramente no sé cuál es el sonido que quiero para BBC… creo que desde nuestro primer disco estamos sumidos en una constante crisis de identidad como grupo (risas). Supongo que es lo que se deriva de ser jóvenes e inquietos, que siempre queremos cambiar cosas”.

¿Pero de alguna forma no tienes la sensación de que habéis llegado a una especie de estación base con el sonido de este disco?
“Sí, puede ser, en eso estoy de acuerdo. Creo que este disco puede ser un nuevo punto de partida. Hemos dicho adiós definitivamente al sonido de los dos primeros discos, no porque no estemos orgullosos de ellos sino porque esos discos los grabamos cuando éramos adolescentes, con todo lo que eso conlleva. Y, claro, hemos cambiado, por lo que nuestra música también cambia. Creo que los grupos que no cambian lo tienen difícil para seguir progresando artísticamente”.

Mi impresión es que ya descubristeis esta nueva dirección en el disco anterior, A Different Kind of Fix, pero no la tomasteis del todo. Aún así, habéis tardado tres años en sacar este nuevo álbum, ¿ha sido complicado de terminar?
“Bueno, en estos casos siempre ocurre lo mismo: no terminamos de girar hasta el año pasado, así que en realidad no nos pusimos con el nuevo álbum hasta entonces. No diría que ha sido un disco difícil de hacer, aunque el hecho de grabarlo nosotros mismos sí que ha alargado un poco el proceso. En cuanto a lo del disco anterior, estoy totalmente de acuerdo, creo por ejemplo que canciones como ‘Shuffle’ nos marcaron el camino a seguir. Además es curioso, porque ‘Shuffle’ fue precisamente la última canción que escribimos para ese álbum…”.

Con todo, es un disco bastante diverso, en el que mezcláis algunas de vuestras canciones más poderosas con temas muy íntimos e introspectivos. ¿Este equilibrio fue difícil de conseguir?
“Era algo importante para nosotros, porque nunca hemos tenido miedo de mezclar canciones muy distintas en un mismo disco. De hecho, creo que un disco tiene que tener estos cambios de sensaciones e intensidad, porque si no acabaría siendo demasiado monótono. Hasta cierto punto creo que hay muchos fans que no quieren que sus grupos favoritos cambien, ellos estarían contentos si hiciéramos lo mismo una vez tras otras, pero al mismo tiempo quiero pensar que también hay otros a los que les gustan los grupos valientes, y quieren escuchar cosas nuevas”.

Habéis explicado que gran parte del disco fue escrito por Jack durante sus viajes por Japón, Turquía o India. ¿Hasta qué punto estabais vosotros al corriente de esas nuevas canciones?
“Él nos iba mandando algunas ideas que iba teniendo durante sus viajes, pero lo cierto es que la mayoría de canciones las escribió en Londres ya de vuelta. Esos viajes le sirvieron como inspiración, para saber que este disco tenía que ser diferente”.

De hecho, la mayoría de canciones parecen muy trabajadas, con multitud de detalles y cambios de estructura. ¿Ha sido la vez que más tiempo habéis dedicado a trabajar cada canción?
“Sí, sin duda. El hecho de grabar el disco nosotros mismos también ha contribuido mucho a ello, le dábamos vueltas y vueltas a todos… ¡A veces incluso demasiadas! (risas). Aunque como banda, nuestra filosofía es que mejor que haya demasiado que poco. Por ejemplo, la canción que más problemas nos dio ‘Carry Me’, porque es una canción caótica y confusa tanto para el oyente como para nosotros en el estudio, pero al mismo tiempo es una de las que más orgullosos estamos. Así que al final ha valido la pena”.

Bombay-Bicycle-Club

No parece un disco sencillo de tocar en directo… ¿Cómo lo lleváis?
“No, ¡no lo es para nada! Pero desde hace un tiempo que en directo somos cinco, así que tenemos suficiente gente para tocarlo como se merece. Hemos tenido que ensayar más que nunca, eso sí, pero estamos contentos con el resultado. En la gira por Inglaterra tendremos sección de viento y llegaremos a ser hasta nueve personas encima del escenario, eso promete ser muy potente”.

Hay partes en varias canciones que me recuerdan a bandas actuales como Everything Everything, Foals o The Maccabees. ¿Os influyen e inspiran estas bandas contemporáneas?
“No puedo hablar en nombre del grupo, pero al menos a mí sí que me inspiran. Puedo entender perfectamente que veas cosas de Everything Everything o Foals en algunas canciones del disco, yo también las veo, pero está bien que otras bandas te inspiren solo hasta cierto punto. Tampoco queremos parecernos a nadie”.

¿No piensas que existe como una nueva ola de bandas británicas que intentan arriesgar más en cuanto a sonido? Grupos como Everything Everything, Foals o vosotros… ¿A qué crees que se debe?
“Sí, creo que eso existe y que es muy bueno, significa que los grupos están en momentos creativos muy interesantes. Pero sinceramente no sé a qué se debe, no sé si es lo que pide el público o simplemente es cuestión de las ambiciones de cada banda. Lo que sí me parece claro es que ya no hay mucho interés por el indie convencional que surgió hace unos años… ni siquiera estoy seguro de que exista todavía”.

Vuestros dos últimos discos ha sido bastante bien recibidos por Pitchfork, que siendo una de las referencias a nivel mundial tiene a veces cruzadas contra algunos grupos británicos. ¿Creer que tener buenas críticas allí es algo importante a la hora de triunfar fuera del Reino Unido?
“Sin duda es importante, pero no es lo único: a veces si suenas en la radio puedes conseguir más notoriedad que con cualquier otro medio. Sinceramente pienso que se les da demasiada importancia a los medios, pero al mismo tiempo tener buenas críticas en Pitchfork supone una buena puerta de entrada, especialmente a Estados Unidos”.

Hablando de esto, ¿a qué se debe que no hayáis venido de gira a España hasta vuestro cuarto disco?
“Creo que siempre había sido complicado incluirlo en nuestras giras europeas por temas económicos. Por suerte, esta vez lo hemos podido incluir, y tenemos muchas ganas de ver lo que nos espera”.

Ahora que ya ha salido el disco y habéis empezado con la gira, ¿qué te gustaría que pasara durante el próximo año?
“Sonará tópico pero simplemente me gustaría que todo el mundo fuera feliz. ¡Con eso me conformo!”.

Publicidad
Publicidad