19/02/2014

La vocalista de Chairlift se inventa un alias para anunciar su debut en solitario.

A estas alturas, a nadie sorprende que el líder de una banda se anime a publicar un disco por su cuenta. Hay ejemplos de todos los colores: están los que aprovechan un descanso de su grupo principal (Julian Casablancas, Jónsi) e incluso la disolución definitiva (Chris Owens, Jack White) para probar suerte, los que dejan plantados a sus compañeros sin que nadie se lo espere (Daniel Blumberg), los que se alían con nuevos socios para formar un nuevo proyecto (Britt Daniel, Faris Badwan) y los que amagan durante años con atreverse (Damon Albarn). Por suerte, Caroline Polachek está entre los primeros. Y es que Chairlift no se separan (o eso esperamos), pero su vocalista ha decidido intentarlo en solitario aprovechando que durante los últimos meses no ha dejado de acumular aciertos alejada del otro 50% de Chairlift, Patrick Wimberly. Primero, poniéndole voz a sendos temas en los más recientes trabajos de Delorean y Blood Orange; después, colándose en los créditos de lo último de Beyoncé (escribió ‘No Angel‘). No extraña, por lo tanto, que la neoyorkina confirme que su primer álbum, Arcadia, verá la luz el 14 de abril. Sí resulta más llamativo que la chica se haya inventado un alias para la ocasión: Ramona Lisa. Bajo ese nombre lanzará un trabajo de »música electrónica pastoral» que fue grabado en un estudio desocupado de la romana Villa Medici. Ahí es nada. Tan enigmático como esa descripción es el vídeo que pone imágenes al tema titular del LP, estrenado ya a modo de adelanto. Insectos, uñas imposibles y primerísimos planos de Polachek para ilustrar un tema ceremonioso e intrigante que poco tiene que ver con Chairlift. A decir verdad, poco tiene que ver con casi cualquier cosa.

Publicidad
Publicidad