02/02/2014

Flechazo con la maravillosa canción que dará título al nuevo álbum de los canadienses.

No hay mejor cumplido para una canción que reconocerle su capacidad para evocar. Para recrear sensaciones, para mutar en imágenes, para dibujar una película en la mente del oyente. Un bien preciado y esquivo que, cuando se da, se reconoce al instante. Ejemplo gráfico: a la nueva canción de Timber Timbre, ‘Hot Dreams‘, le bastan unos pocos segundos para transportarnos hasta un club de bailarinas que ya no tiene la luz de antaño. A pesar de los neones, hace tiempo que no brilla como una vez llegó a hacerlo. Lo que no ha cambiado desde su apertura es el tapizado de los sofás y banquetas, roído y lleno de quemaduras de cigarrillos. Porque aquí se fuma, se fuma mucho. Tanto como para que en ocasiones parezca que las chicas se contonean entre la bruma. Todo eso que nosotros imaginamos sin esfuerzo lo han plasmado Timber Timbre en el videoclip que pone imágenes a esta maravillosa ‘Hot Dreams‘ en la que Taylor Kirk se ha rodeado estupendamente: no sólo vuelve a acompañarle su inseparable Simon Trottier, sino también Romy Lightman (miembro de Austra) a los coros y Colin Stetson, célebre colaborador de Arcade Fire o Bon Iver, al saxofón. Entre unos y otros han dado forma a una balada sensual y aterciopelada que sabe a clásico desde la primera oída. Inmejorable carta de presentación, por lo tanto, para el tercer disco de los canadienses, que se llamará como este primer single. Hasta el 31 de marzo no verá la luz, pero algo nos dice que ya hemos escuchado su momento más brillante. De lo contrario, Kirk y su tropa se habrán marcado un álbum de aúpa.

Publicidad
Publicidad