23/01/2014

Homenajes coincidentes a Robert Allen Zimmerman, ambos con resultados brillantes.

Las coincidencias quisieron que ayer emergieran dos versiones de Bob Dylan a cargo de dos artistas que siempre seguimos de cerca, y que además fueran destinadas a dos proyectos distintos. Por una parte, los siempre entrañables Built to Spill desvelaron su versión de ‘Jokerman‘, tema que irá incluido en la recopilación Bob Dylan In The 80s: Volume One, que como su nombre indica homenajeará la producción del artista durante la década de los 80, habitualmente bastante olvidada. En el álbum participaran artistas como Deer Tick o Elvis Perkins, pero la versión que ya podemos escuchar –y la que más nos interesa, en realidad– es la de Built to Spill, que convierten el tema original (producido, por cierto, por Mark Knopfler) en un tema marca de la casa para los de Doug Martsch, con esas inconfundibles progresiones de guitarra y la voz aguda del gran Martsch. Cosa que nos recuerda, por cierto, que nos prometieron un nuevo disco… y seguimos esperando. Bien.

La de Phosphorescent es sencillamente maravillosa. Matthew Houck ya nos enamoró definitivamente el año pasado con su fenomenal Muchacho (uno de los mejores discos del año) pero además nos dio una exquisita muestra de su destreza con esto de las versiones cuando abordó la de ‘Ya Hey‘ de Vampire Weekend, con maravilloso resultado. Ahora ha escogido a Bob Dylan y su ‘Tomorrow Is A Long Time‘, en su caso para el recopilatorio Sweetheart 2014, en el que curiosamente también participan Vampire Weekend (con su versión de Andrea Bocelli) entre muchos otros. En este caso el tema no varía en exceso, pero la voz resquebrajada de Houck le sienta como un guante al tema, y la canción resultante suena menos lánguida que la de Dylan. Otra delicia, en definitiva. Las dos merecen una escucha atenta.

Publicidad
Publicidad