27/10/2013

Tristísima noticia.

En una de aquellas noticias que uno nunca espera y siempre pillan desprevenido, la edición norteamericana de Rolling Stone confirma que Lou Reed ha muerto. El músico, una de las leyendas de la música de los últimos 50 años, fundador de The Velvet Underground y más tarde artífice de una carrera en solitario casi más significativa todavía, había sufrido un transplante de hígado el pasado mes de mayo, del que el propio Reed salió afirmando que había sido «un triunfo de la medicina moderna, de la física y de la química«. Sin embargo, ha sido precisamente esa enfermedad la que se ha llevado a Reed. Lewis Allan Reed nació en Brooklyn el 2 de marzo de 1942, y en un primer momento fue conocido principalmente por ser el cantante, guitarrista y principal compositor de los esenciales The Velvet Underground, grupo básico de los 60, con los cuales facturó discos clave como The Velvet Underground & Nico o su álbum homónimo. Después de abandonar el grupo, Reed empezó su carrera en solitario en 1972, mutante e interdisciplinar, que ha dejado infinidad de himnos y discos imprescindibles del calibre de Transformer, Rock n Roll Animal, o Berlin. Su último disco data de 2011, y es precisamente Lulu, un álbum a medias con Metallica que no fue demasiado bien recibido. Sea como sea, Reed nos deja una influencia clave en el rock, un artista inquebrantable y siempre en el límite de lo políticamente correcto, y sobre todo nos deja joyas como esta ‘Walk On The Wild Side‘ seguramente uno de sus himnos más recordados (pero hay tantos: ‘Perfect Day‘, ‘Satellite Of Love‘, ‘Sunday Morning‘, Heroin‘,…). Descanse en paz.

Publicidad
Publicidad