24/09/2013

Y presenta un primer adelanto mucho más rockero que su debut.

Definitivamente, Jake Bugg es un chavalín con prisa. Mucha. Una prisa digna del que sabe que tiene que aprovechar el poco tiempo que le queda sobre la faz de la Tierra. No es, en absoluto, su caso: hablamos de un pipiolo de 19 primaveras que hace menos de un año publicó su debut, ciertamente notable. Tanto como para colarse entre nuestros 50 discos favoritos del 2012, tanto como para ganarse una nominación al Mercury Prize que se entregará a finales de octubre. Pero Bugg, decíamos, tiene mucha prisa. Por eso, poco después de conocer si su primer álbum (el mismo que presentó con solvencia en el FIB 2013) se alza con tan prestigioso galardón, publicará su sucesor, grabado durante los últimos meses junto al incombustible y camaleónico Rick Rubin. En los estudios propiedad del barbudo productor, que podría ser su padre, se encerró el de Nottingham para dar forma a un trabajo titulado Shangri La. La experiencia, asegura Bugg, ha sido más que positiva: »Nunca sientes que Rubin esté imponiendo algo. Le gusta tratar de obtener lo mejor del artista». Hasta el 18 de noviembre, fecha de salida fijada para Shangri La, no conoceremos los resultados de esta unión. De momento, eso sí, podemos hincarle el diente a un primer adelanto, ‘What Doesn’t Kill You‘, mucho más rockero que todo el material que ha publicado hasta la fecha. Si hay alguien que eche de menos a los primeros Arctic Monkeys (¿realmente hay alguien?), que escuche atentamente.

Publicidad
Publicidad