18/09/2013

Anuncia su debut y se mete en un lío de drogas junto a su novio, el líder de DIIV.

Muy mal, fatal, se lo ha montado Sky Ferreira. O todo lo contrario, nunca se sabe. Cuando todos deberíamos estar hablando de los detalles de su primer álbum tras meses y meses (¡y meses!) de espera, va la californiana y decide eclipsarse a sí misma con su conducta fuera de los escenarios. Como resultado, estos días acapara titulares a diestro y siniestro, aunque ninguno habla de ese ansiado disco que, finalmente, verá la luz el 29 de octubre. Esa fecha es la escogida por Ferreira para lanzar Night Time, My Time, en cuyo interior no encontraremos ninguno de los singles que ha publicado desde 2010 (ni tan siquiera su hit ‘Everything is Embarrassing‘). Un gesto entre valiente e inconsciente que nos lleva hasta un tracklist formado por doce temas nuevos, muchos de ellos producidos por el certero Ariel Rechtshaid. Mientras llega el día D, la comidilla en torno a la joven artista no será precisamente el estreno de algún adelanto, sino el lío en el que se ha metido junto a su novio, Zachary Cole Smith (alma máter de DIIV). Todo ocurrió el viernes pasado, cuando los dos tortolitos viajaban por Nueva York a bordo de un vehículo. Y aquí empiezan los peros: la matrícula correspondía a la de un coche robado, el amigo Zach iba al volante sin llevar encima su permiso de conducir y entre sus pertenencias se hallaban 42 papelinas de heroína y una cantidad indeterminada de éxtasis. Todo esto lo sabemos gracias a un registro de la policía que terminó con la detención de la pareja… por poco tiempo. De vuelta a la libertad, Ferreira (completamente inocente, asegura Cole Smith) tuvo tiempo de aparecer en el concierto que DIIV ofrecieron el sábado en el BasilicaSoundFestival neoyorkino para colaborar en una versión del ‘Nude As the News‘ de Cat Power. Termine como termine esto, parece claro que Night Time, My Time se ha visto envuelto en una campaña de marketing que ríete tú de Arcade Fire o Daft Punk. Si es para bien o para mal, ya lo descubriremos.

Publicidad
Publicidad