30/08/2013

Justin Vernon lo afirma en una entrevista con Pitchfork.

Y es normal. Lo es porque desde que en 2011 Justin Vernon confirmase la altura de su proyecto más personal con ese álbum majestuoso que es Bon Iver, Bon Iver, se ha pasado un año girando (lo vivimos en directo) y prácticamente el resto del tiempo metido en otros proyectos, como The Shouting Matches o Volcano Choir, con quienes ha publicado sendos discos este mismo año. Son ya más de dos años, quién lo diría, sin escuchar material nuevo de una de los proyectos más atractivos, vanguardistas y nutritivos de los últimos tiempos. Y parece que la espera va a prolongarse. Justin ha soltado la temida pero previsible confirmación en una entrevista concedida a Pitchfork con motivo, precisamente, del lanzamiento de Repave, el segundo trabajo de Volcano Choir. Hechas las preguntas de rigor sobre el proyecto, el periodista le pregunta cuáles son los planes a corto plazo para Bon Iver, y la respuesta (traducida de forma mejorable, seguro) es para leerla íntegra: «Creo que hay muchas posibilidades para que Bon Iver se convierta en algo especial, incluso desde el punto de vista del negocio. Un proyecto en el que probar cosas interesantes. Todas las bandas venden camisetas y tocan en ciertos recintos, pero yo estoy harto de ser como todos los demás. No soy como los demás. Creo que necesito tomarme bastante tiempo. En el último mes he estado dándole vueltas a algunas ideas musicales que encajan con lo que este proyecto puede ser en el futuro. No quiero grandes luces y una alfombra roja anunciando «¡Ya llega lo nuevo de Bon Iver!». Quiero que sea mi proyecto personal, mi proyecto de habitación. Pero creo que tardaré en lograrlo«.

Así que, en el fondo, una de cal y una de arena: Bon Iver sigue vivo y es un proyecto que le ilusiona, un proyecto personal para el que se reserva sus ideas de vanguardia, algo que no va a dejar morir y para cuyo futuro quiere tomarse el tiempo que haga falta; y esa es precisamente la noticia regular, que habrá que esperar, que ese tercer álbum está en fase de ideas inconexas con sólo semanas de gestación. En cualquier caso, la respuesta es esperanzadora y es totalmente propia del artista por el que tenemos a Justin Vernon: fuera de las imposiciones del calendario, libre y carismático. Así que sólo esperamos que esas ideas conecten rápido y Bon Iver vuelva a sonar relativamente pronto. Que lo estaremos esperando.

Publicidad
Publicidad