25/08/2013

Artista australiano se rebautiza, se muda a Los Ángeles, y edita un primer EP llamado 'Berlin' que mira de frente a Bon Iver.

Si Cass McCombs era perfecto para empezar el último domingo de agosto, RY X es perfecto para terminarlo. A veces con una sola canción es suficiente para caer en el embrujo de un artista del que hasta ahora ni siquiera conocíamos el nombre. Y ha sido el caso de RY X, la nueva encarnación del artista australiano (ahora residente en Los Ángeles) anteriormente conocido como Ry Cuming. Con ese nombre publicó un disco, en 2010, pero ha sido bajo sus nuevas siglas y gracias a una pequeña canción llamada ‘Berlin‘ que nos ha cautivado. Solo dos minutos y 50 segundos hacen falta para que nos hayamos enamorado del tema, que recuerda al Bon Iver más intimista y que supone una estupenda carta de presentación para RY X. Es ‘Berlin‘ un tema que evoca claramente al ermitaño de la cabaña, ahora que Justin Vernon parece más interesado en la instrumentación grandilocuente (cosa que se le da muy bien, claro). Pero ese arpegio de guitarra, esos coros celestiales (o fantasmales), y ese falseto no solo remiten al de Wisconsin sino que logran un grado de intimidad y emoción al que pocos pueden aspirar.

Berlin‘ es el primero de los cortes del debut de RY X, que no es otra cosa que un EP de cuatro canciones de nombre Berlin. Es además la primera referencia de Dumont Dumont, el nuevo sello de Magnus Bohman, fundador de Imperial Recordings (conocida por ser la casa de Jose Gonzalez). El EP ya está disponible en Spotify, y pese a que ‘Berlin‘ es sin duda la joya de la corona, la apuesta no desmerece en el resto de canciones: ‘Shortline‘ es la pieza más experimental del conjunto (cercana incluso a Ben Howard), ‘Vampires‘ tiene una progesión que puede remitir a Fleet Foxes, y ‘Wanderlust‘ se sustenta en un piano renqueante a lo James Blake. Todas ellas meritorias, pero es ‘Berlin‘ la que encandila y la que nos hace fijarnos en RY X, y al mismo tiempo desear que esa canción no haya sido un golpe de suerte aislado y que solo sea el principio de lo que está por venir.

Lo curioso del tema es que, un par de clicks después, uno descubre que RY X es también la mitad de Howling, un dúo que forma junto a Frank Wiedemann (de nada menos que Âme, respetado dúo de electrónica alemán), y que juntos compusieron ‘Howling‘, un tema de matiz acústico que después fue remezclado por los propios Âme y se convirtió en esta maravilla de electrónica refinada que llegó a ser la banda sonora del trailer del festival alemán Melt. Es un poco lío, sí, pero quédense con que al final tenemos esta maravilla de canción, en la que también canta el amigo Ry (la original, menos emocionante, es esta). Dos por uno, y sirva pues para que fijemos nuestra mirada en RY X.

Publicidad
Publicidad