07/08/2013

'Wait For Me' es el segundo adelanto del nuevo álbum de los Followill.

Y, de repente, Kings of Leon nos vuelven a interesar. Somos de memoria frágil, para lo malo y para lo bueno. Podemos retirarle la palabra a un grupo tras el más mínimo desaire y poco después restaurar la confianza con un entusiasta »borrón y cuenta nueva». Pues bien, algo así ha pasado con el cuarteto de Nashville, cuya existencia prácticamente habíamos olvidado por una razón de peso: su último trabajo hasta la fecha, Come Around Sundown, es una cosa completamente intrascendente e insípida. Y, de repente, como decimos, volvemos a prestar atención a los movimientos de los Followill. ¿El motivo? ‘Supersoaker‘, ese single que anticipa la llegada del álbum que publicarán en septiembre, Mechanical Bull. Más concretamente, el condenadamente pegadizo estribillo de ‘Supersoaker‘, mucho más cercano a los guitarrazos trepidantes de ‘Red Morning Light‘ o ‘Four Kicks‘ que a la épica facilona de ‘Use Somebody‘ o ‘Radioactive‘. Curiosamente, el segundo adelanto de Mechanical Bull, ‘Wait For Me‘, no escoge ninguna de esas dos vías. Ni fiereza, ni pompa. La recién estrenada ‘Wait For Me‘ se destapa como una balada sencilla, frágil y sentimental (Caleb Followill no se cansa de repetir el título del tema) que llenará sus multitudinarios conciertos de parejas que se abrazan y mecheros que iluminan el cielo. Con todo y con eso, y a pesar de que su letra está construida con cuatro frases, no resulta todo lo sonrojante que cabría esperar. Que no es poco.

Publicidad
Publicidad