26/07/2013

Crónicas de Arctic Monkeys, Beach House, The Killers, Dizzee Rascal, AlunaGeorge, Woodkid, Chvrches...

VIERNES

2/4, queridos amigos. Segunda jornada del festival, especialmente marcada por su acento british. Algo lógico y normal: este año, el 60% de los fibers provenía de Reino Unido. Y, sin embargo, unos franceses y la banda de un californiano de ascendencia filipina y palestina se encargaron de animar las primeras horas del viernes. Por un lado, Alba Lua y su pop soleado y adorable à la Real Estate. Cuatro chavales con pinta de habitantes del camping que tienen aspectos que pulir y, sobre todo, cualidades esperanzadoras. Por el otro, Hanni El Khatib y su blues rock pensado para antros oscuros y sudorosos. Un tatuado y engominado frontman sobrado de actitud y buenas maneras que, eso sí, tiene un serio problema: Dan Auerbach ya hay uno y, al menos de momento, no requiere sucesor.

¿Otra vez actúa Dizzee Rascal en el FIB? Sí, otra vez. ¡Por suerte! Y es que a desparrame, cachondeo y jolgorio no hay quien gane al bueno de Dizzee. Escoltado únicamente por un dj y un par de mc’s, el londinense disparó una quincena de bombazos (no faltaron ‘Dance Wiv Me‘, ‘Holiday‘ o un nuevo single firmado a pachas con will.i.am) e incluso tuvo tiempo de soltar algún que otro hilarante discurso, colgar más de una foto en su cuenta de instagram y organizar la ya típica »batalla de ruido» entre sectores del público. Truquillos facilones y manidos que, por alguna razón misteriosa, le siguen funcionando como el primer día. Será por su personalidad arrolladora o por su perenne sonrisa, pero a él se le permite todo. Incluso que su show rebase el tiempo asignado porque la final ‘Bonkers‘ sonó en dos ocasiones. ¿Razón? La locura en las primeras filas fue tal cuando el rapero bajó al foso que varias chicas acabaron en el suelo. Ni corto ni perezoso, y con la camiseta hecha jirones por los zarandeos de los fans, Mr. Rascal puso orden, gritó el enésimo jump! de la noche y mandó repetir todo desde el principio. ¡Dizzee, cuatro años más!

beady

Y si Rascal no quiere ni oír hablar de su pasado (apenas rebobina más allá de 2009 para elaborar su setlist), el altivo Liam y sus Beady Eye no pueden decir lo mismo. Es probable que al menor de los Gallagher, algo falto de voz, le gustaría no tener que rescatar ningún hit de Oasis para que el público se entregue a su causa, pero no le queda más remedio que doblar la rodilla para poder justificar su condición de headliner. Así, en la segunda mitad del concierto aparecieron ‘Rock and Roll Star‘ y ‘Morning Glory‘ y los aullidos y desmayos lo dejaron claro: Noel y Liam harán las paces más pronto que tarde y se llenarán los bolsillos a base de bien con una gira de reunión histórica. Al tiempo. Los que también podrían ser carne de comeback con todo el derecho del mundo y, en cambio, vienen de firmar su mejor disco en una época son los infalibles Primal Scream. Dos años después de interpretar su histórico Screamadelica en el mismo lugar y la misma hora, Bobby Gillespie, por el que no parecen pasar los años, y los suyos brindaron un repertorio con alma de inapelable »grandes éxitos». ‘Movin’ On Up‘ y ‘Swastika Eyes‘ prendieron la mecha en el primer cuarto de hora, ‘Country Girl‘ funcionó como exaltado ecuador y ‘Rocks‘ y ‘Come Together‘ bajaron la persiana en medio de una comunión total. Uno de esos momentos 100% FIB.

Páginas: 1 2 3 4

Publicidad
Publicidad