05/05/2013

Videoclip que nos sirve para reivindicar una maravilla de disco como Waking On A Pretty Daze.

El estreno de un videoclip siempre es buen momento para reivindicar el álbum en el que está incluido el tema en cuestión. Si es que lo merece, claro. Uno de los que pide a gritos unos cuantos piropos es Wakin On A Pretty Daze, el disco que Kurt Vile publicó hace menos de un mes. Quinto disco en solitario del ex-War On Drugs, y uno que parece haberle brotado con una facilidad asombrosa. Así se desprende cuando uno escucha las 11 canciones del álbum, todas ellas de minutaje extenso (o extensísimo, como los casi 10 minutos que dura ‘Walking On A Pretty Day‘, la que lo abre) pero que fluyen sin estridencias en piezas de folk de gusto añejo y pinceladas psicodélicas. Clasicismo aplastante y demostración de que el talento es innato en ciertos casos, y en el de Kurt Vile queda completamente demostrado que es así. Incluso en una de las canciones del disco, ‘Was All Talk‘, llega a decir: «Making music is easy – Watch me» («Hacer música es fácil – Mírame a mí«). Por lo que queda todo dicho, aunque no creemos que haya muchos con el talento compositivo de Vile, que lleva ya cinco discos en los últimos seis años –y los últimos a un nivel excelente–. Ahora, pues, presenta el videoclip de ‘Never Run Away‘, una de las canciones más convencionales (en cuanto a duración) de Wakin On A Pretty Daze, y al mismo tiempo de las más psicodélicas. En él, Kurt Vile pasea vestido de blanco impoluto por su Philadelphia natal, y la cámara de HARRYS lo graba en 35mm. Todo muy blanco, muy estético, y de nuevo tan sencillo como genial. Y todo ello para reivindicar un disco que aguantará el paso de los meses y acabará en la lista de los mejores del año sin ninguna duda. Pero antes, podremos ver a Kurt Vile en el Primavera Sound 2013, y por partida doble aquí debajo: primero en el videoclip de ‘Never Run Away‘, y después en una especie de adorable anuncio que grabó hace unas semanas, en el que él mismo presenta la susodicha canción y escucha el tema en vinilo mientras una de sus hijas pasea por ahí. Una delicia.

Publicidad
Publicidad