12/04/2013

A escasas horas para que arranque la cita californiana, lo decimos alto y claro: ¡allí estaremos!

Si le pedimos a cualquier fan de la música y los festivales que mencione los tres grandes eventos del año a nivel internacional, es muy probable que la palabra Coachella aparezca en la mayoría de respuestas. El festival iniciado en 1999 ha convertido la localidad de Indio (California) en un marco emblemático, y ha convertido el evento en la inauguración oficial de la temporada de festivales a nivel mundial. Allí se han reunido bandas míticas, se han consagrado otras, y han tenido su primera oportunidad otras miles más. Pero no tenían suficiente, y el año pasado la organización del festival decidió doblar la apuesta. Ampliaba la celebración del festival a dos fines de semana, con idéntico cartel y distribución, pero en dos fines de semana consecutivos.

Localizado en el caluroso sur de California (los ex-asistentes hablan de más de 30 grados en pleno mes de Abril), Coachella es uno de los festivales con mejor cartel del panorama indie (con el permiso de nuestro querido Primavera Sound). De hecho, podríamos llamarlo »dos festivales», pues, como ya hemos comentado, el festival se repite en dos fines de semana: 12-14 y 19-21 de abril. Los cabezas de cartel son pesos pesados. Empezando por el viernes con un dobles británico entre Blur y The Stone Roses. Para el sábado, los resucitados Phoenix. Y cerrando el festival, los californianos Red Hot Chilli Peppers, que juegan en casa. Aunque estos nombres suenan muy pero que muy bien, la rumorología festivalera apuntaba a que los Rolling Stones abrirían la primera noche. De hecho, el facebook del festival publicó el 3 de enero una fotografía con una roca redonda rodando por el césped de Indio. Pero el festival desveló que la imagen, en realidad, era para representar The Stone Roses. Algunos entendidos del festival destacan que es muy extraño tener un doble cabeza de cartel en Coachella, y todo parece indicar que hubo una cancelación de última hora…

Rumores aparte, lo más destacable de Coachella es el amplísimo abanico musical. Contemplar el cartel es una gozada que, sin embargo, provoca dolores de cabeza monumentales a todo aquel que intenta cuadrar las noches con un faraónico fin: ver a todos los grupos marcados en »fosforito». Desde el pop más psicodélico (Tame Impala, Yeasayer, Spiritualized) hasta el  más detallista (Beach House, Sigur Rós, The xx); desde el indie más bailable (Franz Ferdinand, Two Door Cinema Club, Passion Pit) hasta los clásicos atemporales (Nick Cave, Lou Reed, New Order); desde la electrónica más festiva (Paul Kalkbrenner, Richie Hawtin, Hot Chip) hasta los guitarrazos más descarnados (Grinderman, Japandroids, Dinosaur Jr.). Echar un ojo a la letra pequeña del cartel hace que todos nos frotemos los ojos y nos pellizquemos el brazo.

Y todo esto para decir: ¡Vamos a Coachella! Tres palabras preciosas que te gustaría que dijera tu amigo rico en tu cumpleaños, o el notario de un concurso, o la chica de la sonrisa perfecta, a la que nunca te has atrevido a cruzar dos palabras en el metro. Pero no, lo decimos Indiespot y, aunque parezca mentira, no lo es… ¡Indiespot va a Coachella! Mientras terminamos de familiarizarnos con los horarios, echamos mano del peculiar nombre que bautiza al pueblo que nos acogerá (Indio) y concluimos con un »Hao, jefe de la música. ¡Vamos a Coachella!». Aquellos que no puedan decir lo mismo deberán conformarse con seguir las principales actuaciones via streaming, cuyos horarios pueden consultarse en el canal de youtube del festival. ¡Todos atentos!

Texto: Victor Sala

Publicidad
Publicidad