22/03/2013

Estrenado el primer adelanto del séptimo álbum de los islandeses.

Sigur Rós han cumplido su palabra. «Publicaremos nuevo álbum durante este año», decían los islandeses hace un par de meses. Y así será. Lo lógico sería que tocara esperar a la recta final del 2013 para poder saborearlo, pero ni mucho menos: se pondrá a la venta el próximo 17 de junio, apenas doce meses después del lanzamiento de Valtari. Unas prisas que no deberían sorprender a aquellos que disfrutaron de su reciente concierto en Barcelona, donde Jónsi y los suyos dejaron claro que están más que dispuestos a cerrar una etapa y, ya convertidos en trío tras la marcha de Kjartan Sweinsson, mirar al horizonte. Allí aparece de forma casi repentina su séptimo retoño discográfico, titulado Kveikur, completamente autoproducido y ya descrito por el grupo como »anti-Valtari». Eso que sobre el papel suena a revolucionaria declaración de intenciones toma forma en el primer single de adelanto, ‘Brennisteinn‘. Se trata de un tema que, efectivamente, poco tiene que ver con la calma, el sosiego y la contemplación que reinaban en su anterior trabajo. Y es que estos son unos Sigur Rós épicos y contundentes, casi agresivos y viscerales, que sirven en bandeja su tercer golpe de timón en un lustro: la euforia pop de Með suð í eyrum við spilum endalaust dejó paso en su momento a esa balsa de aceite llamada Valtari, a su vez ya preparada para ceder al testigo a un Kveikur que apunta hacia terrenos más desmelenados y primitivos. ‘Brennisteinn‘, sus belicosas percusiones, su desarrollo entre intensas explosiones y su destructivo y catártico vídeo oficial, dirigido por Andrew Huang, no dejan dudas al respecto: Kveikur no va a ser Valtari. Y, visto lo visto, nosotros nos alegramos.

Publicidad
Publicidad