18/03/2013

Vampire Weekend, Foxygen, Amber Coffman o DIIV, protagonistas en el festival de Austin.

Vaya por delante que esto no es, ni mucho menos, una crónica sobre la reciente última edición del SXSW de Austin, celebrada entre los días 8 y 17 de marzo. Ya nos gustaría. Se trata sólo de un humilde post en la distancia acerca de un inabarcable evento que año tras año inunda de música todos y cada uno de los rincones de la ciudad texana. Diez días en los que cientos de grupos de todo el mundo (nuestros Delorean, Cuchillo o I Am Dive no han faltado en 2013), profesionales de la industria y público comparten espacios tan variopintos como iglesias, pubs, tiendas de discos y prácticamente cualquier lugar en el que pueda montarse una actuación en directo. Por lo tanto, es de suponer que el SXSW 2013 habrá dejado un sinfín de anécdotas y momentos memorables, pero estos cuatro bien podrían ser los más sonados: un par de primicias sobre el escenario y un par de polémicas. Perfecto equilibrio entre música y sensacionalismo para dejar a todo el mundo contento.

AMBER COFFMAN CANTÓ CON MAJOR LAZER

A propósito de la maravillosa ‘Get Free‘ (top 12 en nuestra lista de mejores canciones de 2012) y sobre un escenario, se sobreentiende. Y esto último es noticia, ya que la componente de Dirty Projectors nunca antes había coincidido con Diplo y su crew sobre las tablas. La impagable situación tuvo lugar el jueves, dentro de una especie de showcase organizado por y para el nuevo proyecto dancehall de Snoop Dogg, Snoop Lion. La angelical Coffman apareció micrófono en mano para hipnotizar con aquello de »Look at me / I Just can’t believe / What they’ve done to me / We could never get free» y regalar un momentazo a los afortunados presentes. El resto, muertos de envidia, tenemos que conformarnos con la furtiva grabación de aquí arriba.

ZACHARY COLE DE DIIV SE CABREÓ

He aquí la rajada del festival, obra de Zachary Cole Smith. El alma máter de los neoyorkinos DIIV ha utilizado su tumblr para quejarse amargamente sobre la organización de un evento en el que »la música ocupa el último lugar», dice el rubiales. Apenas cuatro líneas que no dejan títere con cabeza: ha arremetido contra el escaso tiempo de actuación que se concede a los grupos, contra el poco dinero que ven los músicos, contra la abundante presencia de alcohol en los organismos del personal y contra »los vampiros de la industria». Un furioso alegato que se cierra con un elocuente »It’s bullshit… sorry». ¿Entonces el SXSW mola o no mola?

EL LÍDER DE FOXYGEN LA LIÓ

No es la primera vez (ni será la última) que dos factores como »ataque de ego» y »actuación en directo» colisionan cuando no deben hacerlo. Esto es, en pleno concierto y con más de un teléfono móvil dispuesto a recoger pruebass gráficos del suceso. Algo así fue lo que ocurrió el pasado jueves durante el directo de Foxygen, autores de uno de los discos más brillantes de lo que llevamos de año, el sesentero y delicioso We Are the 21st Century Ambassadors of Peace & Magic. Breve resumen de los acontecimientos: Sam France, su vocalista, confiesa que está agotado y que su voz pide a gritos un descanso, desde el público le piden que deje de lamentarse y haga su trabajo y, finalmente, él responde que en el escenario espera a aquellos que tengan narices a subir. Arriba, el vídeo.

VAMPIRE WEEKEND ESTRENARON DOS TEMAS NUEVOS

Llama la atención que a estas alturas sigamos sin poder escuchar un adelanto de estudio del esperadísimo tercer disco de Vampire Weekend, a la venta a comienzos de mayo (aunque eso podría cambiar hoy mismo). Y es que las cosas de palacio van despacio, suponemos. Es por eso que el estreno de dos canciones nuevas en su concierto en el SXSW resulta todo un acontecimiento, a pesar de que las grabaciones que han aflorado en la red no sean la mejor forma de disfrutar de ellas. Hablamos de una aparentemente rockera ‘Diane Young‘ (con unos cambios de ritmo que parecen volver loco al público) y una más reposada ‘Yah Hey‘. Son, para más señas, el cuarto y el décimo corte del tracklist final de Modern Vampires of the City respectivamente. La cosa sabe a poco, pero menos da una piedra.

Publicidad
Publicidad