18/03/2013

'Miasma Sky' es el primer tema que podemos escuchar del segundo disco de Will Wiesenfeld.

Ahora que parece claro que lo que lo peta a día de hoy es la nueva ola R’n’B, ahora que un sello como Morr Music no atraviesa precisamente su momento más dorado, ahora que The Postal Service han aprovechado su regreso para mostrar su cara menos sesuda y más hedonista y festiva en la inédita ‘A Tattered Line Of String. Ahora, en marzo de 2013, ¿quién sigue colocando sus fichas en la casilla de la indietrónica? Pocos, sí, pero algunos quedan. Will Wiesenfeld, el veinteañero californiano que se esconde tras Baths, es uno de esos valientes. O uno de esos listos que quiere que una hipotética vuelta del sonido indietrónico a la primera plana le coja en la pole position, quién sabe. Lo que no es una hipótesis, sino toda una realidad, es que el próximo 28 de mayo verá la luz el segundo disco de Baths, Obsidian. Un trabajo compuesto por una decena de cortes que, efectivamente, viene precedido por un primer adelanto, ‘Miasma Sky‘, que hará las delicias de los fans de Lali Puna, Múm o los citados The Postal Service (a los que Wiesenfeld teloneará durante el mes de abril). Elegante, apacible, evocador y sensitivo, mucho menos recargado y chillón que cualquiera de las canciones incluidas en su debut, Cerulean (2010). También menos lo-fi y, sobre todo, mucho más convencional y pop. Que arranque con el rumor de la lluvia cayendo sobre el cemento no es simple casualidad: ‘Miasma Sky‘ es el perfecto hilo musical para esos días grises y húmedos que a uno le hinchan los pulmones y le despejan la mente.

Publicidad
Publicidad