11/02/2013

Aquí dentro tienen más de 15 minutos de música exquisita. Confíen.

Miren que han salido temas buenos en lo poquito que llevamos de 2013. Por eso cuando hace unos días actualizamos el top de temas fue difícil dejarlo en cinco. Pero lo que fue muy fácil fue elegir la mejor de todas. Los casi seis minutos de ‘Dropla‘, con esa bruma naïf como de cajita de música, con esa paleta infinita de colores perezosos, nos maravilló y todavía nos tiene con la boca abierta. Las buenas expectativas que teníamos para el segundo disco del joven Trevor Powers, que publica con el nombre de Youth Lagoon, aumentaron entonces y hoy acaban de subir todavía más. La culpa la tiene el segundo adelanto de Wondrous Bughouse. El tema se llama ‘Mute‘ y son seis minutos de genialidad pop. El primer minuto parece directamente obra de Deerhunter, pero de pronto el tema pega un giro extraño, un teclado de distorsión indescifrable inicia un bucle y todo entra en un pasaje onírico extrañísimo al que la voz de Powers vuelve para dar luz y color. La estructura no está condicionada por las estrofas, la canción no parece girar en torno a ellas. Las partes cantadas y los pasajes instrumentales, densos, barnizados con una psicodelia de juguete, se alternan y se reparten los segundos con una naturalidad tremenda. Da la sensación de que en cualquier momento la canción puede ir a donde Powers quiera. La melodía es una joya de arriba a abajo. Desde luego sirve para quitarse ese incierto sabor de boca (la redacción se divide entre «flojita»«mierdón»). Disfrútenla. El disco sale el cinco de Marzo y no hace falta decir que apunta altísimo.

Del que no teníamos noticias en forma de canción desde hacía tiempo era de Kurt Vile. Hace unas semanas supimos cómo se llamaría su álbum gracias a un mural pintado en una zona industrial de su Philadelphia natal, y hoy conocemos el tema que le da nombre, ‘Walking On A Pretty Day’. Curiosamente, ‘Mute‘ es la canción más larga que ha publicado Youth Lagoon hasta la fecha y juraríamos que lo mismo pasa con este tema de Kurt Vile, que se va casi 10 minutos. La canción podría ser una suerte de versión descafeinada de ‘Un Buen Día’, con esa vocalización adormilada y susurrante de Vile. Construida sobre una batería simplísima, un bajo fiel y dos guitarras acústicas, el tema es de un clasicismo irresistible. Da un calorcito como de sol de invierno, esconde punteos juguetones y una luce en la eléctrica una cadencia claptionana de un buen gusto infinito. Ese final podría durar otros 10 minutos y ni lo notaríamos. Cuando uno lo tiene, lo tiene. Y Kurt va sobrado de lo suyo. En fin, ¿2013 es el nuevo 2010?. El disco se publica el 9 de Abril y el tema en cuestión pueden descargarlo aquí.

 

 

Publicidad
Publicidad