29/01/2013

Estrenado el primer adelanto de su segundo LP, que se editará en verano.

Definitivamente, ¡vuelven Surfer Blood! Dicho esto, turno para un profundo y sincero suspiro de alivio. Y es que uno no podía evitar tener ciertas dudas (probablemente infundadas) acerca del futuro de la banda de Florida. Pongámonos en antecedentes para comprender la desconfianza: primero llegó su brillante debut, Astro Coast. Un álbum fiel a los patrones y pautas del indie-rock de los 90’s, repleto de pequeños himnos coreables y soleados como la zona de los USA que les vio nacer. Y reverb, mucho reverb. Era 2010. Había transcurrido poco más de un año cuando ya tenían listo un notable EP, Tarot Classics, que no hacía sino confirmar todo lo apuntado meses atrás. Hasta ahí todo marchaba sobre ruedas para Surfer Blood. Llegar, ver y vencer, algo que cada vez parece más sencillo para unos novatos. Ni un amenzante nubarrón que pudiera eclipsar sus luminosas melodías… o casi. Porque la cosa pudo torcerse a comienzos de 2012, cuando su líder, John Paul Pitts, fue arrestado tras un episodio de violencia de género. De ahí las dudas del comienzo del post: carreras bastante más sólidas se han tambaleado peligrosamente por bastante menos. Pero la suya sigue adelante, amén de varias horas de servicios comunitarios prestadas por Pitts, y ya se prepara para el siempre difícil reto del segundo disco. Titulado Pythons y producido por un seguro como Gil Norton, para más señas. No llegará hasta el próximo verano, cuando será editado por Warner Bros, aunque ya podemos escuchar un primer adelanto llamado ‘Weird Shapes‘. Una canción »sobre alguien que está a punto de atravesar un episodio maníaco», dicen desde el grupo; un enérgico corte weezeriano en el que no hay ni rastro de los aires tropicales que daban color a su primer LP, añadimos un tanto afligidos desde aquí. En la web de Surfer Blood puede descargarse a cambio de un mail:

Publicidad
Publicidad