14/01/2013

Sus conciertos de marzo pasan a celebrarse en el Sant Jordi Club y el Palacio de Vistalegre respectivamente.

Vivimos tiempos de profundas desigualdades, parece evidente. Mientras las bandas y promotoras más humildes tiran de ingenio y juegos malabares para poder hacer de los conciertos su sustento, se suceden los episodios de locura por la música en directo cuando algún gran grupo está metido en el ajo. Ejemplos frescos de esto último son el sold out de récord (y doble) de The xx en Madrid o la recientemente anunciada nueva fecha de Beach House en Barcelona. Pero no son precisamente los únicos. El último llega para alegría de todos los fans de Mumford & Sons que en su día se quedaron sin entrada para sus conciertos del 20 y el 21 de marzo en Barcelona y Madrid. Como era de esperar, todo el papel se agotó en un visto y no visto (a pesar de su poco popular precio: 30 €), pero no ha sido hasta hoy cuando se ha anunciado el flamante cambio de recinto: Razzmatazz y La Riviera dejan paso al Sant Jordi Club y el Palacio de Vistalegre. Ahí es nada. Dos enormes nuevos espacios que conllevan un buen puñado de nuevas entradas, a la venta esta misma semana. Y volverán a volar, seguro. El éxito a priori de la primera visita de los londinenses a nuestro país fuera del marco de un festival no deja de ser llamativo, pero cobra todo el sentido del mundo si tenemos en cuenta que ambas fechas servirán como presentación del irregular Babel, uno de los diez discos más vendidos del pasado año a nivel global (con casi tres millones de copias despachadas). Codeándose con Adele, Justin Bieber o One Direction a ritmo de banjo. Qué cosas.

Publicidad
Publicidad