07/01/2013

Diez discos de grupos consagrados que acapararán nuestra atención en este 2013, y diez debuts que lucharán por conseguirlo.

‘Show must go on’, dice la canción. A nosotros la verdad es que nos gustaría hacer parada y fonda cada cierto tiempo. Tener unos meses para volver sobre los mejores discos de Radiohead, volver a encabezonarnos con ese álbum de The National, recordar exnovias escuchando esas canciones de Los Planetas, o ponernos en modo emo con un buen empacho invernal del primer Elliott Smith. Pero esto del indie es un sacerdocio, que decía aquél del periodismo. Sabemos que en el 2013 escucharemos principalmente música de 2013, y que los respiros para la nostalgia tendrán los minutos contados. Ahora nos da pereza, pero luego no. Ya nos conocemos. Saldrá el primer adelanto del disco de Phoenix y nos pondremos a babear. Descubriremos a algunos niñatos de Arizona y volveremos a creer en el hype. Y así nos irá. Estos posts, -el de ayer, con la brocha un poco más gorda, y este,- son un ejercicio ya casi tan tradicional como las ilustres listas, y sirven de primer paso en este camino . Después del radar grueso, llega el turno de lo que mejor se nos da: las apuestas y los debuts. En la primera página de este post encontrarán diez discos que entran en todas las quinielas para acaparar lo más destacado de este 2013; en la segunda, diez apuestas en forma de debuts que pueden dar la sorpresa (¡quién sabe!) y convertirse en las revelaciones de la temporada (cada año surgen unos Vampire Weekend, unos The xx…). Y aunque hayamos obviado algunos grupos que pueden sacar la cabeza durante 2013 porque ya les toca (The NationalArctic Monkeys), hemos preferido ser prudentes y apostar por los discos que sí veremos este año a excepción de un cataclismo. Y, ahora ya sí, puede empezar el año. Hola, 2013.

10 APUESTAS (CASI) SEGURAS

Arcade Fire

Serán sin duda uno de los grandes nombres de este año. Los canadienses van a obra maestra por disco. El último, The Suburbs, fue disco del año para esta redacción en un curso en que, entre otros, salieron el High Voilet de The National, el Age of Adz de Sufjan Stevens o el Teen Dream de Beach House. Poca broma. Ese año además su éxito de crítica lo fue también de público. Hasta se llevaron el Grammy al mejor album, para horror de muchos. Tras la gira monumental y el éxito sin paliativos, Arcade Fire volvieron a Canadá y desaparecieron del mapa. Sólo una entrevista a Jeremy Gara, el baterista, arrojó algo de luz sobre el álbum hace unos meses. Lo están haciendo con una calma infinita, sin presión del sello, pero sería extremadamente raro que no saliese en la segunda mitad de este año. Interesantísimo será ver cuál es finalmente la aportación de James Murphy, a quien en principio se apuntó como productor, luego se dijo que no y finalmente se reconoció que «estaba trabajando» con la banda en algunas canciones. Siendo realistas, es prácticamente imposible que el nivel se mantenga. Pero estos cabrones son capaces de todo.

Phoenix

Ya hace un mes que saltó el notición: el quinto álbum de nuestros adorados Phoenix llegará definitivamente en abril (o eso parece). Lo que vino a continuación fue una sensación mezcla de livio, ansiedad y, seamos sinceros, cierto temor. ¿Qué se supone que deben hacer Thomas Mars y los suyos para entregar un sucesor a la altura del impecable e imprescindible Wolgang Amadeus Phoenix? Adjetivos un tanto inquietantes como »revolucionario» o »experimental» han sobrevolado el hermético proceso de gestación del álbum. Glup. Y uno no puede evitar echarse a temblar, a pesar de que nuestra fe en estos cuatro franceses está hecha a prueba de bombas. Que conste que por aquí solemos aplaudir a aquellos que no se conforman, que no escogen el camino más recto, pero no nos importaría en absoluto que Phoenix reaparecieran con otras diez ‘Lisztomania‘ bajo el brazo. Sea como fuere, ellos sabrán cómo volver por la puerta grande. Seguro que sí. Tan seguro como que la espera va a hacerse eterna…

Triángulo de Amor Bizarro

Los gallegos juegan al despiste. En noviembre anunciaron dos temas nuevos grabados con el mítico Sonic Boom. Dos trallazos intensos, en la línea de lo que siempre han hecho, pura herencia velvetiana bañada en ácido corrosivo. Sin embargo, ni esas dos canciones formarán parte del disco (que saldrá en marzo y todavía no tiene nombre), ni éste será producido por el miembro de Spacemen 3. Además, el sonido del disco está marcado por unas composiciones nuevas, “la mayoría de las cuales no han sido tocadas en directo”, según han declarado en una reciente entrevista a Hipersónica. Podemos imaginarnos lo que vendrá con poco margen de error: mala rabia necesaria, melodías tortuosas pero adictivas y letras más negras que el alma de Satán. Encantadas estarían nuestras orejas de enfrentarse a eso, pero más nos gustaría que este tercer disco, el de la reválida, el de la consolidación, nos hiciera pedazos con algo realmente nuevo, nos sorprendiera, conmoviera y aterrara, y que ese salto cualitativo se viera traducido en una extensa gira de conciertos. De momento nos quedamos en el plano de los deseos, aferrados a lo seguro: mucho misterio, pocas pistas e infinitas ganas para uno de los lanzamientos estatales más apetecibles de este recién nacido 2013.

Atoms For Peace – Amok

Thom Yorke asegura que su idea era difuminar el momento en el que acaban las máquinas y comienza lo humano. El productor Nigel Godrich explica que el proceso de elaboración ha sido similar al de los discos clásicos de Miles Davis. Además del ‘Default’ que apareció hace cuatro meses y de la cara B del single, ‘What The Eyeballs Did’, es casi todo lo que sabemos del tesoro que también guarda a bien recaudo Flea (de Red Hot Chili Peppers), Joey Waronker, y Mauro Refosco, o lo que es que lo mismo, Atoms for Peace. Es el nombre del que fuera grupo de acompañamiento del proyecto en solitario del líder de Radiohead y su primer trabajo, Amok, es una de las perlas más esperadas de este año. Saldrá el 25 de febrero, parece que estará compuesto por nueve canciones y, previsiblemente, irá seguido de una gira. En el sello XL Recordings no han dudado en celebrarlo con la portada del disco decorando su edificio de Los Ángeles. Para el resto del planeta, la cuenta atrás ha comenzado.

Foals – Holy Fire

¿Qué más añadir que no hayamos dicho ya de Holy Fire? Foals se han ganado a pulso que les demos carta blanca de cara a su nuevo disco, después de callar muchísimas bocas con ese Total Life Forever que fue creciendo y creciendo y creciendo con el paso de los meses y las escuchas. Y han dado el paso adelante que esperábamos de ellos con ‘Inhaler‘, el explosivo primer adelanto de este tercer disco, que ha consistido básicamente en fusionar el ritmo funk de su math-rock con un estribillo en el que suben el volumen al 11 y se acercan a unos Rage Against The Machine desbocados. Incredulidad en los primeros compases, pero redención absoluta al cabo de poco ante una canción que incita a saltar por el balcón y quemarlo todo. En las otras dos píldoras que nos han dejado de Holy Fire, eso sí, vemos que Foals no se pasarán del todo al rock masivo: ‘My Number‘ es un ejemplo perfecto del toque funk, casi cósmico, que el propio grupo afirma que Holy Fire destilará, y la onírica ‘Late Night‘ promete volver a hacernos sentir la emoción que el sinfónico Total Life Forever emanaba. El 11 de febrero verá la luz uno de los candidatos más firmes a disco del año 2013. Y sí, pueden creerse el hype esta vez.

My Bloody Valentine

Ya lo dijimos en el resumen del 2012 y ese primer vistazo que le echamos a 2013: Si nos tenemos que jugar la casa por un comeback de 2013, el nombre sin duda tiene que ser el de My Bloody Valentine. Durante todo el año –¡durante años, en realidad!– el bueno de Kevin Shields ha estado amagando con la posibilidad de un nuevo disco, que será la continuación del legendario Loveless, pero nadie le hacía demasiado caso. Y hace escasos días el propio Shields anunció que el disco está terminado, así que si no hay paranoias de última hora, el tercer álbum de los irlandeses debería salir durante la primera mitad del año. Cómo lo hará es algo que todavía no sabemos, porque Shields ha dicho en algún momento que lo colgaría «en su web» (algo que sinceramente dudamos) e incluso que después del disco llegará un EP con más canciones nuevas. Todo bastante difícil de creer para un tipo que se ha pasado veinte años sin componer prácticamente nada nuevo. Y sobre las canciones del supuesto disco, ha dicho: “son diferentes y al mismo tiempo parecidas [a las anteriores]. Es un disco más cálido, el más emocional que hemos hecho hasta ahora“. Y añade que seguramente le gustará a todos aquellos que realmente hayan disfrutado con los discos anteriores de My Bloody Valentine. “De las poquísimas personas que lo han escuchado –ingenieros, el grupo, y poco más–, algunos piensan que es más raro que Loveless. Yo no lo creo“.

Local Natives – Hummingbird

Esto huele a discazo desde hace tiempo ya. Cada adelanto, cada detalle, cada directo ha sido un argumento más para creer que el segundo trabajo de Local Natives lo va a petar. Su debut, Gorilla Manor, ya se coló entre lo mejor de su año. Todavía saliva uno cuando escucha tema como ‘Sun Hands‘, ‘Wide Eyes‘ 0 ‘Camera Talk‘. Ya quedan sólo tres semanas apra que Hummingbird vea la luz y la verdad es que tenemos unas ganas tremendas. Deseamos con todas nuestras fuerzas que adelantos como ‘Breakers‘ o ‘Heavy Feet‘ no sean espejismos, que lo que les rodee esté a la altura. Con ese puntito quizás más comercial que en su debut, pero igualmente adictivo e infalible. Con esos coros, esas percusiones y ese chorro de color. A ver qué sale.

Toro y Moi – Anything in Return

Las intenciones del prolífico Chaz Bundick de cara al inminente tercer álbum de Toro y MoiAnything in Return, se antojan claras. Ya se ha cansado de que le escuchemos tumbados en la hamaca, ahora quiere que nos pongamos en pie, nos sirvamos un gintonic y hasta meneemos un poco la cabeza si hace falta. Lo hace dejando a un lado la delicadeza y la ensoñación de sus comienzos para apostar por beats más musculosos y sacar a relucir sus filias clubber y su afición por el hip-hop noventero. Una transformación del todo lógica y consecuente que ya comenzó con el excelente Underneath the Pine y que toma forma definitiva en los jugosos adelantos de Anything in Return. El primero, ‘So Many Details‘, sofisticado y con un irresistible regusto bass; el segundo, ‘Say That‘, bien podría haber sido facturado por Caribou. La cosa promete.

Villagers – {Awayland}

Cómo han cambiado las cosas para Conor O’Brien y sus Villagers en poco más de dos años. De firmar un excelente debut completamente libre de presión como Becoming a Jackal a prepararse para publicar unos de los discos más esperados de 2013. Ya está bautizado como {Awayland} y llegará a las tiendas el 14 de enero. Los tres temas que hemos conocido de él hasta la fecha hacen que las esperanzas sean enormes. Sinceramente, no sabemos con cuál quedarnos: si con ‘The Waves‘ y su capacidad para sobrecoger, con ‘Passing a Message‘ y su misteriosa aura, o con ‘Nothing Arrived‘ y su luminoso caminar. Tres adelantos como tres soles, tres muestras de que O’Brien fue precavido y no gastó todo su talento en Becoming a Jackal. Bien podríamos estar ante la mejor banda sonora para las muchas tardes de frío invernal que nos quedan por pasar.

Julio de la Rosa – Pequeños Transtornos Sin Importancia

Nos conquistó hace tres años con La Herida Universal, un disco de esos que uno se compra y atesora. En esta redacción cada uno tiene sus filias y sus fobias en esto de la música nacional. Y para una parte de la redacción, Julio de la Rosa es el evangelio. Su forma de cantar y de contar. Canciones narrativas, inteligentes. A veces dolorosas, a veces divertidas. El tipo lleva una época en estado de gracia y nada hace pensar que su próximo trabajo, Pequeños Transtornos Sin Importancia, no vaya a mantener el nivel. Menos escuchando el adelanto, ‘Colecciono Sabotajes‘, una canción acojonante. De verdad, acojonante. En los créditos del nuevo trabajo, que verá la luz este mismo mes, veremos nombres como los de Miren Iza (Tulsa), Xoel López,  Anni B. Sweet, Ainara LeGardonBunbury, Juan Alberto Martínez (Niños Mutantes), Miguel Rivera (Maga), o Josephine Aylina (Boat Beam). Denle al play, por su bien.

 

10 DEBUTS QUE PUEDEN DAR LA CAMPANADA

Palma Violets

Encumbrados únicamente por la NME de momento, gracias a esa locura que fue coronar su ‘Best Of Friends‘ como mejor canción del año, el papelón que tienen Palma Violets de cara a 2013 es considerable. A favor tienen la confianza de un sello con prestigio como Rough Trade Records –que publicará su debut, 108, previsto para el 25 de febrero– y las ganas del público británico de unos nuevos Libertines; en contra, precisamente eso, el hype y su actitud demasiado pasada de rosca. Pero hay que reconocer que, aunque no sea el tema del año, ‘Best Of Friends‘ es un hit total. Veremos si las otras canciones lucen a la altura.

Haim

El pop clásico de melodías vocales juguetonas con ecos de Fleetwood Mac o el R&B noventero y el entusiasmo naïve que contagian con su música han permitido a HAIM colocarse en lo más alto de la lista de promesas de la BBC para 2013. No en vano ya son unas cuantas las canciones de pop redondas que estas hermanas californianas han facturado (‘Don’t Save Me‘, ‘Forever‘…) pese a su temprana irrupción en el panorama musical. Como siempre en los debuts, sin embargo, queda por ver si la fórmula aguantará el reto del disco completo o se quedará en unas cuantas buenas canciones y ya. La prueba de fuego será el debut, previsto para principios de este año, del que no tenemos más detalles por ahora.

AlunaGeorge – Body Music

Con AlunaGeorge todo está preparado. Se han ganado a la flor y nata de la prensa musical durante 2012 gracias a un fantástico EP como You Know You Like It, y han presentado su candidatura a las grandes ligas con el single ‘Your Drums’ Your Love‘, antesala del que será su primer disco. Body Music, que así es como se llamará, verá la luz en junio de este año, y además de la mentada, cuenta con otro adelanto, una brumosa ‘Diver‘ que sigue ahondando en esa mezcla explosiva que les convierte en uno de los grupos con más papeletas para petarlo este año: actitud a prueba de bombas heredada del mejor R&B de la ‘sister’ Aluna Francis, y producción con el punto justo de underground a cargo del hermano fiestero de James Blake, el tapado George Reid. Esto, amigos, promete de verdad.

Torres – Torres

¿En qué piensan cuando leen la palabra TORRES? ¿Vinos del Penedès? ¿Cierto delantero del Chelsea? A nosotros nos vienen a la cabeza estas dos cosas, sí, pero desde hace escasos cuatro días también se nos aparece en mayúsculas el nombre artístico de la todavía desconocida Mackenzie Scott. Esta muchacha de 22 años y natural de Nashville ha surgido de la nada para, con un único pero majestuoso tema (‘Honey’), entusiasmarnos como pocas veces. Piensen en una Sharon Van Etten, PJ Harvey o Scout Niblett que en vez de una guitarra acústica enchufa una Gibson y, con la ayuda de su penetrante voz y escasa instrumentación, se pone a hacer magia. Atrapa tanto como convencen otras tres canciones que corren por la red y que ojalá estén en su debut, que llega el 22 de este mismo mes. Y es que, de mantener el nivel, TORRES huele a una de las revelaciones de 2013, así que corran a escucharla antes de que los 555 likes de su perfil de Facebook se multipliquen exponencialmente.

Night Beds – Country Sleep

No es que lo que hace Winston Yellen, el veinteañero que se esconde tras Night Beds, sea el colmo de la originalidad. Pero sabe bien cómo hacerlo para que no nos olvidemos de su nombre con la misma rapidez con la que olvidamos tantos otros. Se estrenará en formato largo el 5 de febrero con el lanzamiento de Country Sleep, un álbum que previsiblemente alegrará la existencia a los fans de Fleet Foxes, Shearwater e incluso Bon Iver. Y, en general, a todos los que gustan de superar sus penas y lamentos con una dosis extra de ídem. El tío, sufridor nato y siempre pegado a su guitarra, parece ser de los que defienden aquello de »si no vas a hacerlo bonito, mejor no lo hagas». Buen lema y mejores perspectivas.

Pins

Con el paso de los meses, va tomando forma el espejismo hype que parecía ser PINS. Grupo de chicas de Manchester, lanzaron el pasado año un EP, LUVU4LYF, continuación de un interesante pero breve cassette de tres canciones -como lo lees- que vendían en sus conciertos. Vamos, un grupo rarito. La debilidad de toda revista indie. Su sonido trae a colación el post-punk de los ochenta (cosas de la denominación de origen, suponemos), que recuerda por momentos a Warpaints o Dum Dum Girls. Mientras se acostumbran a tocar sobre el escenario, amagan con sacar un LP, y creemos que será este año.

Woodkid – The Golden Age

Afinen el oído y escuchen: al fondo resuenan cornetas y tambores de guerra. Ya se acerca el debut de Woodkid, el galo más aficionado a la épica desde tiempos de Napoleón. Responderá al nombre de The Golden Age y verá la luz el 18 de marzo. Su apuesta pomposa y grandilocuente ha funcionado perfectamente con singles previos como ‘Iron‘ o ‘Run Boy Run‘, pero ahora le tocará ampliar registros si no quiere naufragar en su asalto al LP.

FIDLAR – Fidlar

Se escribe en mayúsculas por una razón: responde a las siglas de Fuck It Dog, Life A Risk. Dicho esto, está dicho mucho. FIDLAR son una banda de cuatro chavales de Los Ángeles que publicarán su debut, homónimo, el 22 de enero. Se abrirá con la canción que tienen arriba, ‘Cheep Beer’, un trallazo distorsionado, urgente y nihilista que te pone las pilas a la primera. Desprende una energía enorme. Llevan buena parte de 2012 haciendo ruido. Tienen un EP publicado, donde hay de todo, y una gira internacional (que no pasa por España) ya cerrada. Queremos hits. Así de fácil.

Society

Esto es un hurto en toda regla a nuestros compañeros de Sonida Collective, que antes de fin de año publicaron un interesante post con sus sonidos para este 2013. En segunda posición colocaron a esta banda de Londres de la que no se sabe prácticamente nada. Para empezar, no se sabe si es una banda o el trabajo de un solo tipo, que podría llamarse Justin. En su cuenta de Souncloud sólo está este tema. No encontramos nada más. Sólo que este single fue editado en julio por Roundtable Records. Es probable pues que esto no se convierta en disco. Que la banda no exista. Lo que sea. Pero nosotros queremos más de esto. Esta canción sería digna de los mismísimos Portishead. Y esa voz, ¿de dónde sale? Mucha clase. Muy bueno.

Fuzz

Ty Segall es insaciable. El año pasado sacó tres discos. Tres. Uno entró en nuestras listas de lo mejor del año y otro, firmado como Ty Segall Band, estuvo en las quinielas hasta último momento y dejó al menos un temarral (‘I Bought My Eyes‘) para nuestra carpeta de hits guitarreros. Pues bien, ahora Segall pilla al guitarrista de esa banda, Charles Moothhart, y se monta una cosa que se llama Fuzz y que tiene pinta de debutar este año. De momento circulan por ahí dos canciones publicadas en un 7″ que continúan con ese espíritu lo-fi, distorsionado y testosterónico. Entre tanta debutante sofisticación sónica no está de más pisar el fuzz pedal a morir.

Publicidad
Publicidad