28/12/2012

Conversamos cara a cara con el líder de Radiohead en una entrevista exclusivísima.

Lo hicimos casi como broma, una de aquellas tardes debatiendo las listas de lo mejor del año. «Oye, ¿y si escribimos a los managers de Radiohead y pedimos una entrevista con Thom Yorke?«. Como dice la canción, no teníamos nada que perder, más allá de unos minutos de tiempo y alguna posible burla. Así que lo hicimos. Y, de repente, al cabo de tan solo unos minutos, recibimos respuesta. «¡Claro! Thom está viviendo en Barcelona. ¿Os iría bien hacerla en el Starbucks de Pl. Catalunya el martes que viene?«. Silencio en la sala, tragamos saliva, nos miramos entre nosotros. ¿Iba en serio? ¿El gran Thom Yorke, jamón de idem, a quien tantos posts habíamos dedicado? ¿Ese del que no vamos a escribir más hasta que se haga nuevas fotos de promo, porque ya hemos usado todas las que tiene? ¿Ese del puto baile mejor que el ‘Gangnam Style‘? Caray. Decimos que sí, que por supuesto, que cuándo y dónde sea, y en los siguientes mails concretamos la cita.

Cuando llegamos al Starbucks, el misticismo alrededor de la figura de Yorke nos hace pensar que encontraremos a alguien de su discográfica, que muy discretamente nos guiará hasta alguna lujosa habitación de hotel, donde bajo un nombre falso, unas gafas de sol y quizá hasta un sombrero encontraremos a la mente privilegiada capaz de crear discos como OK Computer o Kid A, capaz de facturar himnos generacionales como ‘Creep‘ o ‘Karma Police‘ y capaz de llegar al estrellato masivo desde la independencia absoluta. Pero no, allí está Thom Yorke, sentado en un sofá con su suéter Quechua tirado en el sofá de enfrente, por aquello de «guardar sitio«. Y se está sacando un moco. No sé si hacerle una reverencia, abrazarle, ponerme a gritar o largarme corriendo. Le pregunto qué quiere, me dice que la paz en el mundo, le digo que no, que qué quiere tomar ahora, voy a pedirlo y se lo llevo. El tío está leyendo la MondoSonoro muy atentamente, como si fuera un poema de Shakespeare o algo así: «Estos Alt-J me gustan. Parecen majos, un día vinieron a mi casa y les dejé unas cuantas demos inéditas de Radiohead porque me dijeron que eran superfans«, suelta. Debe de hacer tiempo que no lee la NME. El maldito Thom Yorke está sentado enfrente de mí sorbiendo un frapuccino de fresa y vainilla («son unos imperialistas cabrones, pero hacen el mejor frapuccino del mundo«, argumenta). Esto no puede estar pasando.

Hola, Thom, buenas tardes. Oye, antes que nada… ¿Qué te pasa en el ojo?

Eh… Joder. Nací as… Bueno, va, te lo contaré, ya que me has invitado al frapuccino. Acabábamos de sacar nuestro primer disco, cada vez teníamos más conciertos, y hasta salimos en la sección de Radar en la NME. Todo iba bien, hasta tenía mi primera groupie, pero un día Johnny (Greenwood –ndr.) y estos llegaron al ensayo y dijeron que tenían que enseñarme algo. Y me pusieron una canción de Muse. ‘Muscle Man‘, creo que se llamaba. Joder. Se me quedó esta cara, qué malos eran los cabrones. Y qué mal viste Matt Bellamy, ¿nadie se lo ha dicho? Desde entonces no he vuelto a escucharlos, ¿han mejorado?

Eh… Bueno, mejor no contesto a eso. Nos hemos quedado muy sorprendidos de que estuvieras viviendo en Barcelona. ¿A qué se debe?

Tío, el maldito tiempo de Londres es insoportable. Yo soy un tío alegre, optimista, con ganas de vivir, ¿no me ves? No podía aguantar más. Ahora soy feliz: salgo a tocar el bongo los domingos por la mañana a la calle, puedo pasear descalzo por la ciudad, hago unos shawarmas para chuparse los dedos. Comparto piso en el Raval con un coreano que dice que él es el autor real del ‘Gangnam Style‘. Lo baila cada día. Está loco y a veces dice algo de una bomba en el piso, pero me cae bien. Creo que el próximo disco de Radiohead tendrá influencia del pop coreano y del ritmo de la calle.

¿Qué piensas de King of Limbs, vuestro último disco, ahora que ya tienes un poco de perspectiva sobre él?

Coño, ¿eso salió publicado? Eran las grabaciones de mis ronquidos, tío. Mis ronquidos van con beats ahora, en los 90 roncaba con guitarras pero eso ya pasó. ¿En serio eso salió publicado? ¿Y alguien se lo ha tragado entero? Cuando se lo diga a Johnny se partirá el ojete, ya verás.

Entonces… ¿cuál es el disco de Radiohead del que te sientes más orgulloso?

Del último: Kid A. Amnesiac fue una broma que Johnny y yo les gastamos a los de la discográfica: les mandamos en un archivo zip todo lo que estaba en la papelera de reciclaje mientras grabábamos Kid A. Nos reímos mucho hasta que vimos que lo vendían a 19€ y que hicieron un vinilo, luego la reedición, y que Pitchfork le dio un 9.0. Entonces vimos que podíamos hacer cualquier cosa.

¿El… ultimo? ¿Y qué pasa con Hail To The Thief e In Rainbows?

Esos los hizo la banda de versiones que llevamos siempre con nosotros para cuando no nos apetece salir a tocar. Los llamamos Radiofoot. No lo hacen mal del todo, pero son un poco típicos, el rollo de la vuelta a la guitarrita de Hail To The Thief no se lo cree nadie. Pero en las giras nos van de lujo, para casos de extrema necesidad. Por ejemplo, una vez en Praga, Colin me ganó cuatro partidas seguidas en el Apalabrados. Joder, no paré hasta que le gané una. El concierto ya había terminado, pero me fui a dormir muy feliz conmigo mismo.

¿En el Bilbao BBK Live 2012 sí que erais vosotros, no?

No, tío, lo siento. Estábamos haciendo unas tapas y un txacoli en un bar muy tranquilo de Bilbao. ¿Te gustó el concierto?

Muchísimo. Creo que fue el mejor que os he visto.

Pues entonces sí que éramos nosotros.

Pero… ¿cómo?

2 + 2 = 5‘, ya sabes. Yo lo dije antes que nadie. (Empieza a guiñar insistentemente el ojo y a espantarse una mosca inexistente de la oreja).

¿Qué opinas de todas las teorías que hay alrededor de vuestros discos (que habría segunda parte de King of Limbs, por ejemplo)?

Yo las empiezo. Me meto en todos los foros y empiezo a inventarme cosas absurdas, a ver hasta dónde pica la gente. A veces me salto el ensayo porque estoy haciéndolo, pero le digo a los del grupo que estoy super inspirado escribiendo nuevas canciones. Es mentira, hace diez años que no hago una nueva canción para Radiohead.

¿Por qué has formado Atoms For Peace, tu nueva banda de acompañamiento?

Estaba harto de las bromitas con mi apellido, y los chicos de Radiohead no había manera que se aprendieran mis canciones propias, así que mande un mail masivo a todos mis contactos: «Cantante de grupo de electrónica pop busca grupo de acompañamiento. Estilo Radiohead, Burial y similares«. Solo me contestaron cuatro, y son los que están en el grupo conmigo.

¿Cómo ha sido trabajar con Flea?

Ha sido una experiencia extraña. El tipo es como parece: un bajito cabrón y gracioso. Pero está loco. Cuando estaba grabando las pistas de voz se dedicaba a mirarme con un ojo pipa desde el otro lado del cristal. El muy cabrón. Luego quería meter slap en canciones de dubstep, pero claro, le decía que no y se enfadaba. Un día vino con John Frusciante a un ensayo y trajeron un pastel de marihuana. Acabamos los tres tocando ‘Karma Police‘.

Recientemente hemos empezado a hablar de toros en Indiespot. Nos han chivado que a ti te chiflan, ¿cómo es eso?

Oh, sí. Tengo un abono VIP a La Monumental, me lo vendió un tio muy simpático por la calle por 500€. Se apuntó mi número y me dijo que me avisaría cada vez que hubiera corrida, pero de momento nada. Y eso que ya han pasado dos años. De los toros me encanta el espíritu de equipo que desprenden. Cómo se juntan todos en la base para que los más pequeños empiecen a subir hasta arriba, cómo se visten especialmente para la ocasión, con la camisa, la faja, el pantalón blanco…

Thom, eso no son los toros. Eso son los castellers. Y los puedes ver gratis en cualquier parte.

¿En serio? Wow, no lo sabía. ¿Crees que me dejarán grabar la música esa que suena para el próximo disco de Radiohead?

No lo sé. En el tiempo que llevas aquí, ¿qué grupos españoles o catalanes te gustan más?

La verdad es que no he escuchado muchos. Me ha gustado el diso de John Talabot, pero la verdad es que sobre todo admiro mucho a Vetusta Morla. Johnny me pasó su disco. Por lo visto ellos se lo mandaron por email o Mediafire o algo así. No entiendo nada de lo que dicen, ni siquiera cuando me lo traducen, pero me gusta escucharlos de vez en cuando. El otro día estaba escuchando su segundo disco mientras cocinaba ñoquis. Si tuviese tiempo, me gustaría producirles un disco. Y también hay una chica, María Lapiedra. Me flipan su producción y sus letras reivindicativas.

En fin, para terminar ya, ¿cuál es tu propósito para 2013?

Seguir viviendo la vida, tío. Que Radiofoot sigan haciendo sus discos, que yo siga cobrándolos, y si alguna vez me da por eructar o rascarme el brazo muy fuerte, que alguien lo grabe y lo publique. Que ya casi les he pagado la jubilación a mis tataranietos. Y seguir disfrutando del bongo, claro.

Publicidad
Publicidad