09/12/2012

La edición 2013 del festival se traslada a Burdeos y Guimarães.

Cuando todavía ni nos hemos recuperado de la última jornada de la edición 2012 del Primavera Club (de la que pronto tendrán crónica), la organización del festival nos amarga la resaca con una noticia esperada a medias: el festival abandona Barcelona y Madrid para su próxima edición, trasladándose a Guimarães (donde este año se ha estrenado con éxito) y a Burdeos. Finalmente, las quejas de la organización se han transformado en acciones, después del sinfín de dificultades de última hora que han sufrido este año (especialmente desde los organismos públicos). Aunque, si bien es cierto que la despedida de Madrid ya estaba confirmada (la gota que colmó el vaso fue la absurda reducción de aforo en una de las salas de Matadero a escasos días del festival), deseábamos que en el caso de Barcelona el festival meditara su decisión, puesto que es donde el evento nació, y la ciudad que alberga el Primavera Sound, hermano mayor y a la postre responsable de todo lo que venido después. Pero no: en una nota de prensa enviada hace un par de horas, el Primavera Club se felicita por el éxito de público y musical del festival, y al mismo tiempo anuncia la despedida de Barcelona y Madrid para repetir el año que viene en Portugal y estrenarse en Francia. Las fechas se confirmarán próximamente. Al final, las predicciones de Gabi Ruiz se han hecho realidad, y el año que viene nos quedamos sin Primavera Club, y nos despediremos del Faraday, otro de los eventos de pequeño formato más queridos por el público. Y merece la pena remarcar que en este caso no se trata del pinchazo de la burbuja festivalera, porque el Primavera Club este año había vendido todos los abonos puestos a la venta (en Madrid había logrado el sold out total), sino que se trata de las trabas puestas por organismos públicos (sean subidas de IVA, limitaciones a los recintos, paranoias de carácter político, etc). Una pena doble, pues. Esperemos que, tarde o temprano, las aguas vuelvan a su cauce porque los vamos a echar de menos.

Foto: Dani Cantó

Publicidad
Publicidad