22/11/2012

2013 será un gran, gran año.

Esto no para. Mientras la inmensa mayoría de periodistas (o no) musicales ya empiezan a cruzarse mails y argumentos para las esperadas listas de lo mejor del año, en las discográficas tienen la vista puesta unos meses más allá: en los primeros compases de 2013. Y si bien cada año tiene un porrón de nuevos lanzamientos dignos de destacar (a eso nos dedicamos nosotros, vaya), el curso que viene puede marcar el regreso de dos nombres que llevan algún tiempo sin dar señales de vida. Se trata de Beck y Yeah Yeah Yeahs, que en cuestión de días han ‘confirmado’ que lanzarán sus nuevos discos durante 2013. En condiciones distintas, eso sí.

Los más oficiales han sido Yeah Yeah Yeahs, que todavía a falta de anuncio definitivo por parte de su sello, confirmaron en un programa de radio de la emisora norteamericana KCRW que su cuarto disco está terminado, y que tienen previsto publicarlo en algún momento de la primavera del año que viene. Lo cual sin duda es una grandiosa noticia teniendo en cuenta que son uno de los grupos más relevantes de los último años, y que It’s Blitz!, su anterior trabajo, pronto cumplirá cuatro años. Durante este tiempo, eso sí, Karen O ha estado de todo menos parada: se ha encargado de la banda sonora de la película Where The Wild Things Are, ha puesto su voz a una canción del infernal nuevo disco de Swans, y hasta ha compuesto una ópera, Stop The Virgins.

En lo que respecta a Beck, el amigo David Campbell tampoco es de los que se quedan sentados. De hecho, su proyecto más inmediato es Song Reader, una especie de libro-disco que contiene veinte canciones… pero sin grabar. Solo están las partituras, y tiene que ser el propio usuario quien las interprete. Esto a un lado (que verá la luz en 2012), el tipo también ha hecho bandas sonoras (la de Scott Pilgrim, sin ir más lejos) y ha producido discos (para Thurston Moore y Stephen Malkmus and the Jicks). Pero a lo que nos interesa: según cuentan en Pichfork, en 2008 empezó a grabar un disco que pretende terminar para publicar antes de que «se convierta en un recuerdo de otra época«. Así que podemos leer de esto que tendremos un nuevo disco ‘convencional’ de Beck más pronto que tarde, y es una noticia que nos engorila puesto que Modern Guilt, su último disco hasta la fecha, nos sigue pareciendo uno de los trabajos más disfrutables de 2008, año en que apareció. Así que cruzaremos los dedos.

Publicidad
Publicidad