19/11/2012

Dos nuevos pelotazos de los gallegos.

De Triángulo de Amor Bizarro hemos tenido buenas noticias durante los últimos meses. Terminada su consagración definitiva en todo festival de verano que se preciara, demostración absoluta de lo que ha supuesto Año Santo (segundo mejor disco estatal de 2010 para nosotros) para una escena que necesitaba a gritos una buena dosis de mala leche, el pasado mes de julio el grupo gallego ocupó el estudio de grabación de Red Bull en el Matadero de Madrid para trabajar en canciones nuevas bajo los mandos del mítico productor Sonic Boom, miembro de Spacemen 3 y Spectrum, colaborador de Stereolab o Yo La Tengo, y productor de discos como Congratulations de MGMT o Tomboy de Panda Bear. Así que la mezcla se prometía perfecta, y hoy hemos podido escuchar los dos primeros retoños de tan anticipada colaboración. De trata de un single de dos canciones que de momento solo se puede conseguir en formato digital, y que no formarán parte del tercer disco de Triángulo de Amor Bizarro, que se publicará durante los primeros meses de 2013 (como confirma su sello Mushroom Pillow), y según cuentan en Mondo Sonoro se grabará en otro estudio y con otro productor. Pero hoy ya tenemos dos canciones nuevas de los gallegos irreductibles, y huelga decir que saben perfectamente lo que se hacen. En la primera, ‘Ellas se burlaron de mi magia‘, siguen ligeramente la senda abierta por pepinazos como ‘De la monarquía a la criptocracia‘ o ‘Amigos del género humano‘  aunque con menos concesiones pop y por supuesto el ruido habitual. Si acaso sorprenden solo esos coros finales, entre angelicales y fantasmagóricos. Y por lo que respecta a la segunda, ‘Sus hijas entonaban tus cánticos inflamados‘, nada más que decir: canción marca de la casa, con el punto siniestro, de casi seis minutos y que puede hacer que te explote la cabeza si no vas preparado (sobre todo a partir de mitad de la canción). Pueden escuchar ambas canciones en Spotify, o la primera de ellas aquí debajo. ¡Larga vida a TAB!

Publicidad
Publicidad