17/11/2012

Su tercer disco apunta más a Passion Pit que a Vampire Weeekend.

Como ya sabemos desde finales del mes pasado, Ra Ra Riot regresarán el próximo 22 de enero con nuevo disco bajo el brazo, Beta Love, aunque parece que sus fans tendrán que esforzarse de lo lindo para reconocer al grupo que les conquistó. Y es que, aparentemente, mucho han cambiado las cosas para los neoyorkinos desde que en 2010 publicaran su segundo trabajo, The Orchard. La primera y más evidente novedad la encontramos en su remodelada formación: tras la salida de la cellista Alexandra Lawn, se han convertido en un cuarteto y los supervivientes se han visto obligados a asumir nuevos roles. Algo que, en palabras del bajista Mathieu Santos, les ha servido como inspiración a la hora de crear las once canciones de Beta Love: »Grabar el álbum fue muy divertido para nosotros, ya que estábamos en un entorno completamente diferente, probando un enfoque completamente nuevo. (…) Hubo mucho de construcción y derribo, mucho de resolución de problemas, mucho de prueba y error, y eso resultó muy emocionante». Sin embargo, la gran variación no reside en su reestructurada alineación, sino en un presumible lavado de cara en cuanto a sonido se refiere. O al menos eso es lo que anticipa el primer adelanto del LP, también titulado ‘Beta Love‘. Se trata de un tema sorprendentemente electrónico, no apto para diabéticos, que bien podría haber sido firmado por Michael Angelakos y sus Passion Pit y que rompe con los requiebros y virtuosismos de sus dos anteriores discos. No hay ni rastro de la grandilocuencia al estilo Arcade Fire o, aún menos, de los toques afro que les emparentaron con Vampire Weekend en sus inicios. Luminoso y eminentemente pop, repleto de coloridos sintetizadores y tan pegajoso y dulzón como el algodón de azúcar, así es el primer bocado de la tercera entrega de Ra Ra Riot.

Publicidad
Publicidad