02/11/2012

Es poco frecuente, al menos para nosotros, que un grupo debutante como Alt-J ocupe hasta tres posts (cuatro si contamos que les incluimos en el […]

Es poco frecuente, al menos para nosotros, que un grupo debutante como Alt-J ocupe hasta tres posts (cuatro si contamos que les incluimos en el repaso a los mejores discos de la primera mitad de año) en el mismo año de publicación de su primer álbum. De hecho, cunado los presentábamos oficialmente en agosto ya habíamos sido testigos de un crecimiento bastante llamativo, especialmente por el fenómeno boca-oreja de un disco como An Awesome Wave, lo suficientemente intrincado para atraer al público ávido de novedades frescas, pero al mismo tiempo digerible para que una gran masa de oyentes pudiera conectar con él. Desde entonces, desde aquel mes de agosto –y en realidad desde incluso antes que publicaran el álbum en mayo–, Alt-J han sido sencillamente imparables. Ni siquiera el varapalo de Pitchfork (que puntuó con un 4.8 su debut) ha servido para enfriar el hype; en todo caso, de hecho, ha servido para que más gente les escuche y se quede impregnada de la batidora de estilos que los chicos de Leeds han facturado. Y en esas que ayer ganaron el Mercury Prize 2012, el galardón que premia al mejor disco británico del año según las votaciones de la industria musical y de sus críticos. Para que se hagan una idea de la importancia del premio, el año pasado lo ganó PJ Harvey por su fantástico Let England Shake (que luego acabó muy arriba en todas las listas de lo mejor del año), y este año Alt-J competían con nombres como Richard Hawley (con su colosal Standing At The Sky’s Edge), The Maccabees (consagrados con Given To The Wild) o Jessie Ware. Pero ya saben cómo gustan del hype y de las nuevas apuestas los británicos, motivo por el cual Alt-J se han llevado el premio a la primera, a pesar de que al principio no estaban entre los favoritos –aunque a medida que pasaban los días los rumores crecían–. Felicidades al grupo, pues, en su año más increíble: en enero prácticamente nadie había oído hablar de ellos, y en noviembre ya están en boca de todos. Esto promete.

Los otros nominados al Mercury Prize 2012 eran:

Jessie Ware – Devotion
Django Django – Django Django
The Maccabees – Given To The Wild
Roller Trio – Roller Trio
Richard Hawley – Standing At The Sky’s Edge
Field Music – Plumb
Michael Kiwanuka – Home Again
Ben Howard – Every Kingdom
Plan B – Ill Manors
Lianne La Havas – Is Your Love Big Enough
Sam Lee – Ground of Its Own

Publicidad
Publicidad