07/08/2012

Si mi compañero Boluda, siempre con impecable olfato, huele a disco del año cuando piensa en Shields de Grizzly Bear (no sin razón), a mí […]

Si mi compañero Boluda, siempre con impecable olfato, huele a disco del año cuando piensa en Shields de Grizzly Bear (no sin razón), a mí se me abren los ojos de par en par con Coexist de The xx. ‘Angels‘, la primera canción desvelada del segundo disco del trío británico, es una absoluta maravilla, todavía más milimetrada que las de su debut, más sentida, más intensa. Pero si se le tiene que echar algo en cara a ‘Angels‘, argumentan algunos, es una cierta continuidad, una falta de novedad que en Coexist bien podría estar canalizada por el aire ‘clubby’ que Jamie xx afirma haber imprimido en las nuevas canciones, tras su lubricada experiencia como DJ durante los últimos tres años. Ahí es donde entra, matemáticamente presentada, ‘Chained‘, desvelada hace escasas horas en el perfil de Facebook oficial del grupo. Si ‘Angels‘ era la primera del disco, ‘Chained‘ es la segunda. Y si ‘Angels‘ era «continuista«, ‘Chained‘ se desmarca desde el primer segundo con un beat marcado que jamás habíamos imaginado para una canción de The xx. ‘Chained‘ es, en efecto, justo como imaginábamos una mezcla entre la música de The xx y una sesión de Jamie xx: esto es, un tema descomunal, una mezcla de atmosfera post-dubstep con un juego de voces más melódico que nunca de Romy y Oliver, con la repetición de una frase otra vez («we used to be closer than this«; aquí tienen la letra de la canción si gustan) y un riff absolutamente marca de la casa. Final inesperado, brevedad al mirar el crono (2 minutos y 45 segundos), y unas ganas tremendas, irresistibles, absolutas de más, que no se verán saciadas del todo hasta el 10 de septiembre, cuando Coexist vea –finalmente– la luz. El de Grizzly Bear promete pelear muy duro, pero esto huele condenadamente bien.

Publicidad
Publicidad