08/07/2012

La que está a punto de concluir ha sido una semana de éxodo, como bien refleja el titular de aquí arriba. No hablamos de grandes […]

La que está a punto de concluir ha sido una semana de éxodo, como bien refleja el titular de aquí arriba. No hablamos de grandes migraciones de tintes bíblicos, ni mucho menos. Tampoco del mercado futbolero de fichajes ni de la popular «operación salida». No. Nos referimos a dos bandas, ambas norteamericanas, que se han quedado un tanto huérfanas en estos últimos días: Clap Your Hands Say Yeah y Girls. Dos formaciones que siempre han tenido un hueco por estos lares y que ahora tienen que lamentar la salida de alguno de sus miembros. Los primeros comenzaban el mes de julio como un consolidado quinteto… y terminan la semana en cuadro tras el abandono de Robbie Guertin (guitarra y teclados) y Tyler Sargent (bajo). Ambos se han despedido entre buenas palabras (el primero parece que quiere centrar esfuerzos en su proyecto paralelo, Radical Dads) y deseándole la mayor de las suertes a sus ya ex–compañeros, pero lo cierto es que se han producido dos bajas en apenas cuatro días. Algo, cuando menos, rarito. Sea como fuere, reine el buen rollo o no, parece que la vida sigue para CYHSY, siempre con el amigo Alec Ounsworth al frente. De hecho, y a pesar de las deserciones, próximamente pasarán por nuestro país para presentar el probablemente infravalorado Hysterical (el 4 de agosto en el Santander Music Festival y un día después en el Arenal Sound).

El caso de Girls resulta bastante más sorprendente y traumático, ya que el que deja el grupo es su vocalista, alma máter, principal motor creativo y cara más visible, Chris Owens. La noticia saltaba el pasado lunes, cuando el frontman de los de San Francisco desvelaba el bombazo a través de su cuenta de twitter. No había lugar a dudas, no más Girls para Owens. Una decisión que »no ha sido fácil de tomar» y asumida por »razones personales», explicaba el rubio. También anticipaba que continuará »escribiendo y grabando música», algo inevitable para alguien de su talento. ¿Proyecto en solitario a la vista? Desde luego, no sería el primer (ni el último) líder que recoge los bártulos y emprende una aventura musical por su cuenta. En cambio, el futuro de Girls es de lo más incierto sin Owens a los mandos de la nave, y sirva como ilustrativo ejemplo que en su calendario no aparece ni una fecha confirmada. Por lo tanto, cinco años y dos discos después (Father, Son, Holy Ghost, su segundo trabajo, se coló bien arriba en nuestro top de 2011), podríamos estar ante el final de una de las bandas que más ha brillado y que más corazones ha puesto a temblar en los últimos tiempos. Una pena.

Publicidad
Publicidad