14/06/2012

«El mundo no necesita otro Julian Casablancas… ¡yo quiero ser James Mercer!«. Todo apunta a que 2012 nos va a dejar para el recuerdo una […]

«El mundo no necesita otro Julian Casablancas… ¡yo quiero ser James Mercer!«.

Todo apunta a que 2012 nos va a dejar para el recuerdo una cosecha de discos nacionales de las que hacen afición (y no porque lo diga Pitchfork). Y, en especial, de grupos emergentes que se encuentran dando el salto ahora mismo (hablamos de Beach Beach, de Doble Pletina, de Hola a Todo el Mundo…), entre los cuales sin duda también hay que incluir a unos remozados Thee Brandy Hips. Los donostiarras nos entregaron en marzo el estupendo Raincoat, un segundo álbum soleado y alegre que, como esos amores adolescentes de verano, deja un extraño regusto nostálgico gracias a pildorazos inolvidables como ‘Cynicism‘ o ‘Indian Summer‘. Que suena a clásico y moderno a la vez, por algún extraño motivo que todavía no hemos sabido desentrañar. Charlamos con ellos –en concreto, con su cantante y bajista Asier Martín, que forma el grupo junto a Álex López (batería), Iñaki Ruiz (guitarra), Carlos Ruiz (guitarra) y Aritz Zabaleta (teclados)– a propósito de su concierto de este mismo sábado 16 de junio en Madrid, en el Nasti Club junto a Cohete (otro más que recomendable grupo). No valen excusas futboleras ni nada parecido, porque se trata de un doble menú que no debes pasar por alto, y además a precio de risa. Y menos todavía después de leer la entrevista, en la que Asier habla sobre querer ser James Mercer, acosar a la estrellas del indie patrio en los festivales, y hasta usa una vez la palabra «sinfonier«. Además de decir muchas cosas muy interesantes de Raincoat, claro. Grandes.

Igual es la pregunta más tonta de la entrevista (y encima para empezar), pero ¿qué significa Thee Brandy Hips? Si es que significa algo…

Asier Martín: Pues básicamente nada, viene a cuento de un pie de foto en el Ruta en un artículo sobre los Faces, una de esas bromas que al principio tiene gracia y luego ya no tiene ninguna. Pero vaya, a mí me sigue gustando, lo dices y se te llena la boca, como cuando dices “sinfonier”.

Disco nuevo y vida nueva para Thee Brandy Hips. Tengo la sensación de que muchas cosas han cambiado para vosotros en los últimos tiempos, empezando por vuestra reconversión a quinteto. Casi me atrevería a decir que, si comparamos We Are Love y Raincoat, sois una banda prácticamente nueva. ¿Lo veis así vosotros?

Sí, absolutamente. Ha cambiado todo. Que Aritz (teclados) entrase a ayudarnos cambió radicalmente la dirección del grupo, y con la vuelta de Carlos (guitarra) el sonido se volvió mucho más radical, los ensayos empezaron a ser mucho más ruidosos y al final eso se nota en estas canciones. Estamos muy contentos.

We Are Love era una colección de canciones de corte muy británico, ideal para domingos lluviosos. Por el contrario, Raincoat parece más influenciado por corrientes californianas y funcionará perfectamente durante los meses más calurosos. ¿Sois conscientes del palpable cambio de registro? ¿Es completamente buscado?

Pues es curioso que lo digas. Ahora lo cuento con cierta vergüenza pero una de las razones de que el disco se llamase We Are Love era que en ese momento estaba muy absorbido por el Forever Changes de Love (lo de los chistes malos en este grupo es algo endémico). Puede que no fuese muy evidente en las primeras escuchas, pero algunos desarrollos eran premeditadamente complejos y algo psicodélicos, aunque no tuviesen nada que ver con el Forever Changes, claro. En cuanto a Raincoat, realmente no sabría ubicarlo geográficamente en un sitio o en otro. Sigue habiendo influencias de ambos lados. Supongo que teníamos la obsesión de hacer un disco pop sin etiquetas claras y es lo que hemos intentado. Xabi y Jon de We Are Standard le dieron a todo un acabado perfecto y creo que el resultado final es mucho mejor que el del primer disco.

En mi opinión, el giro en el sonido es más que positivo. Y, de paso, os habéis librado de las comparaciones con The Strokes. Un servidor nunca terminó de ver claro ese símil, ¿vosotros?

Jaja, pues el caso es que nadie los había mencionado hasta que sacamos Raincoat. No sé que decir sobre ese tema. The Strokes sacaron discos guays en su día, y la gente que nos compara con ellos se conoce que lo hace desde el halago, pero realmente no nos gustan. Yo tampoco acabo de ver un solo punto en común y si, como alguno ha dicho, es tema de la forma de cantar prometo dedicarme a la música sacra. El mundo no necesita a otro Julian Casablancas… ¡yo quiero ser James Mercer!

Retomemos la relación de Raincoat con el verano. Su sabor estival viene dado sobre todo por ese toque de nostalgia que rodea casi todas las composiciones, parecido a las sensaciones que se viven en un atardecer en la playa. ¿Estáis de acuerdo?

El concepto de nostalgia no era el principal, aunque sí estaba presente. La idea es la de una alegría controlada, o un final de verano (a mí me quedaban para septiembre así que tengo un recuerdo muy dramático de mis años mozos). Creo que la sensación de nostalgia sale del contraste entre las guitarras, que son bastante alegres, y las melodías vocales, que no lo son tanto.Un poco rollo The Smiths, Álex dice que es el truco más viejo del mundo, pero vaya, sigue funcionando.

A finales del pasado año anticipasteis el disco estrenando ‘Dissolve Your Love in Water’, mientras que ‘Cynicism’ ha hecho las veces de single principal ya en 2012. Son, probablemente, los dos cortes que mejor sintetizan el contenido de Raincoat: por un lado, medios tiempos pesados con una importante carga shoegaze; por el otro, temas juguetones en los que brillan unas ágiles líneas de guitarra. ¿Los dos cortes fueron escogidos por este motivo, estáis contentos de cómo han funcionado?

Lo primero que quisimos enseñar fue ‘Dissolve your…‘. Básicamente porque queríamos dar a entender que habíamos cambiado, que íbamos a hacer otras cosas. Nos parecía chocante enseñar un corte más pausado, utilizamos las guitarras de forma distinta a lo que solíamos hacerlo, la voz tiene otro registro… Vaya, que nos parecía lo más diferente que habíamos hecho. En cuanto a ‘Cynicism‘ supongo que era la opción lógica, la canción más redonda… pero sí, creo que las dos han gustado y que son representativas.

Hace unos meses presentasteis un clip para, precisamente, ‘Cynicism’. Incluye sangre, puñetazos, traumas infantiles y un partido de fútbol poco ortodoxo, así que no entiendo cómo no ha aparecido hasta en los telediarios. ¿Cómo se gestó tan contundente vídeo?

Bueno, como siempre, Itziar Orbegozo se hizo cargo del clip e hizo un trabajo guay. La idea es íntegramente suya. No es que tenga mucha relación con la letra, pero queríamos contar una historia, aunque no sabíamos cómo iba a casar con un ritmo de canción tan rápido. Y sí, tienes razón, yo tampoco sé cómo no ha aparecido en más sitios. En fin, ¡gracias Itzi!

Vuestra agenda ya tiene varias fechas confirmadas para los próximos meses. Supongo que dos de las más especiales serán vuestro paso por el emblemático FIB y el BIG Festival de Biarritz, donde compartiréis cartel con M83, The Rapture o De La Soul. ¿Cómo afrontaréis citas tan mayúsculas?

Pues no lo he pensado mucho. Pero intentaremos pasarlo bien y enseñar lo que hacemos de la mejor forma posible (y abusar de los pases VIP para acosar a las estrellas del indie patrio). La verdad es que será un verano entretenido y tenemos muchas ganas de que lleguen, igual que el Embassa’t y el resto de cosillas que tenemos por ahí.

Últimamente habéis girado con Ornamento y Delito, guardáis una gran relación con We Are Standard, el sábado actuáis en Madrid junto a Cohete… En definitiva, conocéis ampliamente el panorama nacional en cuanto a música alternativa se refiere. ¿Qué opinión os merece desde dentro?

Bueno… Hay de todo. Pero tengo que decir que casi todo lo que nos hemos encontrado son gente maja y buen rollete. De un tiempo a esta parte escucho casi exclusivamente indie nacional, así que muchos de mis grupos favoritos son de por aquí (Los Punsetes, Klaus & Kinski, Templeton, Joe Crepúsculo, Extraperlo, Wild Honey, Delorean, Kokoshca…) Realmente creo que hay muy buen nivel, aunque en la mayoría de los festivales se les dé un papel secundario frente a otros grupos nacionales que parecen tener monopolizados los escenarios grandes y que son generalmente lo menos alternativo de la música alternativa… De hecho, no te queda otra alternativa que verlos en todos los festis… ¿De eso hablábamos, no?

Y en cuanto a funcionamiento de grupo, vosotros mismos sois lo que os encargais de hacerlo todo (editais el disco, os encargais de la promo, montais vuestros conciertos, etc). ¿Creéis que es el modelo a seguir para los grupos que empiezan, esta suerte de autogestión completa? ¿Los resultados, en vuestra experiencia, compensan todo el esfuerzo que le dedicáis?

Bueno, la experiencia nos dice que no podría ser de otra forma, al menos para nosotros. Discutimos mucho sobre el grupo y nos gusta tener el control absoluto de todo lo que hacemos. Ahora ya no hay vuelta de hoja, funcionamos así y los errores y aciertos son mérito exclusivamente nuestro. Cada 20 minutos surgen dudas de si lo estás haciendo bien o no, y muchas veces te cuesta llegar a algunos sitios el triple que a los demás, pero vaya, somos así y así está bien (¡POR FAVOR, FICHADNOS! ¡¡QUEREMOS SER RICOS, COMO LOS SEÑORES RICOS!!). Sobre si es el modelo a seguir, digamos que es el único posible si ningún sello se interesa por ti, obviamente. Admitámoslo, los sellos siguen siendo el gran filtro, así que si quieres superar esa barrera, hay que echarle mucho ánimo, porque puede ser un poco frustrante. Pero, por otro lado, está bien saber que no es que sea una ciencia oculta: cualquiera lo puede hacer.

Publicidad
Publicidad