10/03/2012

M83 no han dado un paso de gigante con Hurry Up, We’re Dreaming. Han dado diez. Y lo demostraron ayer en un arrollador concierto en […]

M83 no han dado un paso de gigante con Hurry Up, We’re Dreaming. Han dado diez. Y lo demostraron ayer en un arrollador concierto en la sala Razzmatazz de Barcelona, en el que se despojaron del todo de la etiqueta de grupo de pop ambiental discreto y se rindieron a una épica que aunque podíamos intuir gracias a nuevas canciones como ‘Reunion‘ o la propia ‘Midnight City‘, no esperábamos que llegara a niveles tan altos. Y es que cuando salieron a escena, tras una especie de presentación con alguien que parecía llevar la máscara que sale en la portada del single de ‘Midnight City‘, las primeras notas de ‘Intro‘ –sin Zola Jesus, claro, aunque bien cubierta por la teclista Morgan Kibby– ya dejaron claro por dónde irían los tiros del concierto: volumen al 11, muro de sonido implacable y la transformación de cualquier sutileza de las canciones en bases con bombo y euforia.

Antes, de hecho, Porcelain Raft ya había hecho gala de esa apuesta por el volumen… y por los sonidos pregrabados. Mauro Remiddi, a quien ya les presentamos la semana pasada gracias a un notable debut como Strange Weekend, se plantó él solo en el escenario de Razzmatazz. Y cumplió francamente bien, partiendo de la base de que todo estaba grabado salvo la guitarra y su voz. Aún así, Remiddi se cree su papel, y donde otros podrían dar un paso atrás, él lo da hacia adelante y actúa como si detrás tuviera una banda completa junto a él. ‘Drifting In And Out‘ o ‘Unless You Speak From Your Heart‘ sonaron la mar de bien, aunque la propuesta encima del escenario acabe quedando un poco extraña.

Y luego, M83. Con ‘Intro‘, como decíamos, la sala ya se vino abajo, debido principalmente a que Anthony Gonzalez –el responsable de todo esto– sale a comérsela. Acompañado de tres músicos (batería, guitarra, y la mencionada Kibby a los teclados y las voces), la primera media hora del concierto resulta francamente arrolladora: tanto ‘Teen Angst‘ (del maravilloso Before the Dawn Heals Us) como ‘Graveyard Girl‘ (de Saturdays = Youth) reciben un barniz casi industrial, una potencia un punto desmedida, y así canciones que en principio tiraban más por el lado emocional se convierten en auténticas bombas para la pista de baile y el éxtasis colectivo. Y después, con ‘Reunion‘, la euforia ya resulta imparable: casi una de las canciones más celebradas del concierto –por esos coros absolutamente populistas–, rinde a cualquiera que se hubiera resistido hasta el momento. Y pone el listón altístimo para lo que sigue.

Sin embargo, M83 manejan bien la papeleta tras un inicio tan arrollador. Plantean, de hecho, el concierto en base a tres ejes: los hits de Hurry Up, We’re Dreaming (ahí suenan ‘Steve McQueen‘, o una deslucida ‘Wait‘ que un público demasiado excitado no sabe respetar), algunos recuerdos del pasado (‘Stting‘, de su primer disco, sin ir más lejos), y un par de pistas instrumentales pensadas para reventar la pista (caso de la espectacular ‘This Bright Flash‘ o ‘A Guitar & A Flash‘). La canción más significativa de estos nuevos M83 seguramente sea ‘We Own The Sky‘, que por supuesto no olvidan y que en directo es mucho más que una lánguida oda a la juventud: transforman su final en una desbocada aventura casi industrial, que lógicamente encaja perfectamente con el resto del concierto pero dice mucho de hacia dónde quiere dirigirse Gonzalez. Claramente, hacia grandes audiencias que vivan una auténtica fiesta cuando M83 estén encima del escenario. Éxtasis en vez de catarsis.

Para constatarlo, nada mejor que dos momentos finales: el primero, obviamente, la esperadísima ‘Midnight City‘, el hit del año, que a decir verdad en directo no suena tan contundente como otras canciones del repertorio… hasta que llega el momento del solo de saxo, y aparece un músico únicamente para tocarlo (en serio, ¿quién es ese tío?), y se crea una comunión excelsa que emocionó hasta las columnas del Razzmatazz. La segunda, la épica ‘Couleurs‘, de Saturdays = Youth: casi diez minutos de orgía de distorsión, ritmos industriales y ecos bailables que recuerdan a unos The Rapture completamente fuera de sí. Así de grandes, así de rotundos, así de ambiciosos sonaron ayer M83 en Barcelona.

 

Fotos: Guillem Martínez.

 

Setlist M83 en Barcelona (09/03/12)

‘Intro’

‘Teen Angst’ (saturdays)

‘Graveyard Girl’

‘Reunion’

‘Sitting’ (del primer)

‘Year One, One UFO’

‘We Own The Sky’

‘Steve McQueen’

‘Wait’

‘Fall’

‘This Bright Flash’

‘Midnight City’

‘A Guitar & A Heart’

 

‘Skin Of The Night’

‘Couleurs’

Publicidad
Publicidad