09/03/2012

Arctic Monkeys tuvieron un arrollador paso por Madrid y Barcelona a finales del pasado mes de enero (lean la crónica del concierto de Barcelona), confirmando […]

Arctic Monkeys tuvieron un arrollador paso por Madrid y Barcelona a finales del pasado mes de enero (lean la crónica del concierto de Barcelona), confirmando una vez más que ya juegan en las grandes ligas, tocando ante miles de personas en cada ciudad por la que pasan y recibiendo tratamiento de estrellas. Desde entonces, los de Alex Turner han editado una nueva canción (la poderosa ‘R U Mine?‘) y han empezado una gira por Estados Unidos con nada menos que The Black Keys. Pero resulta que, un par de horas antes de su concierto en Barcelona –y gracias a la ayuda de la revista Rock Zone–, pudimos sentarnos cara a cara con Alex Turner y el batería Matt Helders durante unos escasos 10 minutos para comentar brevemente esa evolución que tanto celebramos en indiespot: cómo Arctic Monkeys han pasado en cuatro discos de ser víctimas del hype más exagerado a ser respetados no solo por la escena indie sino incluso por la rockera (no en vano, han grabado con Josh Homme, y tocarán en el Orion Music + Festival, que organiza Metallica en junio en Estados Unidos). Por el camino, cuatro discos imprescindibles, cuya última parada –Suck It And See– es una mezcla en toda regla de su pasión por el rock y la electricidad amenizado por un descubierto gusto por el sonido pop más clásico. ¿Irán Arctic Monkeys hacia el pop en sus siguientes pasos? Alex Turner nos lo cuenta…

He estado en la prueba de sonido, y he visto que en vez de prueba de sonido ensayáis: probáis nuevas canciones, ideas, etc… ¿Lo hacéis siempre?

Alex Turner: “Sí, en la prueba de sonido no practicamos ni una canción de las que luego tocamos en el concierto. Es el tiempo que tenemos para probar nuevas canciones mientras estamos de gira. Por ejemplo, hemos estado tocando unas cuantas veces el tema que será nuestro próximo single, que entraremos a grabar dentro de un par de semanas y tenemos que perfeccionarla (esa canción es la mencionada ‘R U Mine?‘ –ndr.)”.

¿Cómo fue el concierto de anoche en Madrid?

“Bien. Buen público. Saltaron bastante. Y había mucha gente, también”.

Cuando llegáis al punto de tocar en estadios, ¿realmente se nota la diferencia de público de una ciudad a otra?

“Sí, notas la diferencia, especialmente entre nacionalidades. Se comportan de manera distinta, es bastante perceptible”.

Habéis dicho que Suck It And See es una mezcla de vuestros discos anteriores. ¿Fue una decisión consciente lo de agrupar sonidos de vuestros tres discos en uno?

“Sí, nos sentamos y analizamos qué nos gustaba de los discos anteriores, y qué no nos gustaba. Y decidimos incluir cosas de la primera columna, de la de las cosas que nos gustaban. Fue la primera vez en muchos años que escuché nuestro primer disco, e intentamos seguir los mismos pasos que seguimos cuando lo hicimos en su momento. Y por este motivo creo que es una especie de culminación, una especie de nuevo punto de partida, representativo de dónde estábamos hace un año, cuando lo hicimos. Ahora ya es diferente (sonríe)”.

¿Os sentís igual de cómodos tocando las canciones de las dos vertientes del disco (el pop clásico y el rock americano)? En Humbug parecía que os ibáis a enfocar hacia el rock…

“Bueno, creo que gran parte de las cosas que hicieron a Humbug lo que es está también en Suck It And See. Sin duda yo lo veo en las melodías y el sonido… Como ‘Don’t Sit Down ‘Cause I’ve Moved Your Chair’, o en ‘All My Own Stunts’, que tienen mucho de Humbug en ellas. E incluso en las canciones más blandas hay influencia. Pero creo que en este disco simplemente queríamos experimentar con el lado más dulce. Ahora ya lo hemos hecho, ya tenemos esa camiseta, así que podemos volver a subir el volumen hasta 11 otra vez (risas)”.

Os fuisteis a grabar a Los Ángeles, en parte porque comentasteis que necesitabais grabar fuera de casa. ¿Por qué?

“No lo sabemos, pero es algo que siempre hemos hecho. Nunca hemos grabado un disco en Sheffield, para que te hagas a la idea. Solo hace muy poco hemos grabado algunas cosas en Sheffield, pero desde que hicimos nuestras primeras demos que no habíamos vuelto a hacer nada allí. Pero no sabemos, simplemente decidimos ir a L.A. por hacer algo distinto. ¿Por qué no?”.

También has comentado que enfocaste la manera de escribir las canciones de forma distinta esta vez: lo hiciste de manera más tradicional. ¿Eso va a seguir así?

“Seguramente no, si quieres que te sea sincero. Creo que ya he superado esa fase. Creo que hay un tiempo y un lugar para todo, y ahora mismo no es el momento para que yo esté componiendo con una guitarra acústica. Así que de vuelta a la electricidad”.

¿Es cierto que tenéis previsto sacar un EP con nuevas canciones?

“Vamos a sacar un single con dos canciones nuevas. Una ya la hemos grabado, y la otra es la que estábamos ensayando antes. Y después, seguramente después del verano, nos pondremos a escribir el próximo disco”.

Parece que nunca paréis de trabajar, siempre hay novedades alrededor vuestro. ¿Es al ritmo al que os gusta ir?

“Sí, es lo que nos gusta. Seguramente no sepamos hacerlo de ninguna otra manera. Por suerte, de momento está todo bajo control… de momento”.

¿Cómo fue lo de grabar con Richard Hawley, por cierto?

“Genial. Ya habíamos colaborado con él hace algunos años para una cara B de los Death Ramps (grupo ficticio que usaron Arctic Monkeys para publicar algún single –ndr.), y siempre habíamos hablado de hacer algo más. Lo que hicimos en su día era una versión, así que ahora tocaba una nueva canción. Así que simplemente le invitamos al estudio y nos dejamos llevar por lo que surgiera allí. Fue divertido por una vez no trabajar con la presión que tienes cuando estás haciendo un disco”.

Viendo ahora vuestra carrera musical con algo de perspectiva, ¿estáis en el sitio que queríais estar?

“No lo sé, creo que nunca habíamos imaginado nada. Cuando empezamos, teníamos la sensación de que podía terminar al día siguiente. Así que nunca miré demasiado lejos en cuanto a perspectivas de futuro, y estoy realmente contento de dónde estamos ahora mismo como grupo. Y todavía nos queda cuerda para rato…”.

Publicidad
Publicidad