10/02/2012

Ya no queda duda alguna acerca de si ‘Midnight City‘ fue o no la canción del pasado 2011. Suena en todas partes: telediarios, anuncios de […]

Ya no queda duda alguna acerca de si ‘Midnight City‘ fue o no la canción del pasado 2011. Suena en todas partes: telediarios, anuncios de lencería, promos de canales de televisión, discotecas y recopilatorios indies… Y con razón. Es un hit, vaya, dentro de un grandísimo –y algo excesivo también– disco como es Hurry Up, We’re Dreaming. El caso es que ha ayudado a los M83  de Anthony Gonzalez a dar el salto definitivo, aquel que llevaban mereciendo desde hace algunos discos (sin ir más lejos, desde el colosal Before The Darn Heals). Y a veces hay justicia en el mundo y los pronósticos se cumplen, como en el caso de los conciertos de M83 en Madrid y Barcelona del próximo mes de marzo. Programados inicialmente para salas de menor capacidad (Bikini en Barcelona y Shoko en Madrid), las entradas se agotaron tan rápidamente que la promotora de los conciertos, Last Tour International, decidió cambiar las salas hasta recintos de más del doble de capacidad (Razzmatazz y La Riviera, respectivamente). Y… bingo. Incluso así, M83 han logrado agotar las entradas de su concierto en Madrid (10 de marzo), y al parecer quedan solo unas pocas a la venta para el de Barcelona (un día antes, el 9 de marzo). Y es una noticia muy significativa porque no son tiempos especialmente buenos para los conciertos en salas (seguramente tengamos demasiada oferta y muchos festivales que la condensan, y la demanda –por motivos económicos– ha bajado considerablemente), y no recordamos la última vez que un concierto tuvo que ser cambiado a una sala debido a la excesiva demanda de entradas (nos viene a la mente la burrada de The Killers en su última visita, que pasaron de tocar en Razzmatazz a agotar las 9.000 localidades del Palau Olímpic de Badalona, pero de eso hace algunos años ya). Y todo esto teniendo en cuenta que, al menos en Barcelona, la gira de presentación de Saturdays = Youth, el disco anterior de M83, fue en la diminuta Razzmatazz 3, de apenas 200 personas de aforo. Un disco y un hit después, M83 tocarán ante un público diez veces más numeroso, acompañados fenomenalmente por unos Porcelain Raft de los que esperamos poder hablar pronto. Señal de que todavía quedan historias de éxito, y de que esos dos bolos serán sin duda de los más destacados del año. Ahora tendrán que estar a la altura.

Publicidad
Publicidad