02/12/2011

A Still Corners les gusta el cine. Mucho. Hace unos días, cuando escribimos la previa del Primavera Club (puedo garantizarles que hay un post en […]

A Still Corners les gusta el cine. Mucho. Hace unos días, cuando escribimos la previa del Primavera Club (puedo garantizarles que hay un post en borrador con una crónica que verá la luz, eventually), sabíamos poco o nada de ellos. Y tras verles la verdad es que nos han entrado muchas ganas de investigar. El proyecto, que ahora es un cuarteto comenzó siendo cosa de dos: Greg y Tessa. En realidad antes que nada fue cosa de Greg, al que ven en la foto en último plano, cerebro fuera de foco. La historia de cómo conoció a Tessa es de lo más cinematográfica y una de esas cosas que sólo le pasan a los demás. A ver si se lo creen. Era una noche con niebla. Greg trataba de enfocar la oscuridad al otro lado del cristal de un tren que debía llevarle a London Bridge. Pero el férreo destino le hizo bajar en otro andén y allí, compartiendo escalera de descenso, estaba ella, la angelical Tessa. No cuentan cómo acabó la noche, pero no debió ir mal. Ya me imagino ese desayuno: «ah, ¿cantas?, pues yo tengo un proyecto en mente… ¿por qué no te vienes mañana a mi estudio de Londres y probamos?». El resultado fue una colección de canciones que encandiló a Sub Pop y que han acabado en un álbum, Creatures of an Hour, que cuánto más se asoma al lado pesadillesco del dream-pop más me gusta.

En Still Corners los pantalones creativos los sigue llevando Greg Hughes, americano afincado en Londres (esta historia de americano en Londres conoce a vocalista angelical rubia y monta grupo con visos de éxito me suena) que pone las canciones, los arreglos, la grabación y mucha de la producción de los temas. Claro que estos no serían nada o casi nada sin las melodías vocales y los suspiros que se escapan de la boca de fresa de Tessa Murray. En directo también es ella protagonista. Acaso con las proyecciones que utilizan. Decíamos al principio que estos dos son cinéfilos empedernidos (de los que se quedan en casa viendo películas clásicas de terror), así que no sorprende que los videos de sus canciones los cuiden. Aquí abajo tienen unos cuantos. El primero, para ‘Into The Trees’, acaba de salir, aunque mi preferido es el de ‘Cockoo‘, sensual y algo pertubador. También les dejamos de propina al final una versión acústica de ‘Endless Summer‘. Será por cosas.

Que ustedes lo disfruten.

Into The Trees

Wish

Cockoo

Don’t Fall in Love

Endless Summer

Publicidad
Publicidad