17/10/2011

Este pasado fin de semana, mientras andábamos liados con el lío de la fiesta del Cuarto Aniversario, saltó una noticia en principio digna del Salsa […]

Este pasado fin de semana, mientras andábamos liados con el lío de la fiesta del Cuarto Aniversario, saltó una noticia en principio digna del Salsa Rosa indie: Thurston Moore y Kim Gordon, pareja creativa y de hecho de Sonic Youth, anunciaban su separación. La decisión llegaba tras más de 25 años de matrimonio y una hija en común, y fue confirmada poco después por su propio sello, Matador Records, en un comunicado oficial más bien escueto. Y sería una noticia anecdótica si no fuera porque esta ruptura pone en peligro precisamente la continuidad de Sonic Youth como banda, tras 30 años de carrera y 16 discos de estudio, entre los que se encuentran el seminal Goo y el reciente The Eternal, un más que notable último trabajo hasta la fecha. De hecho, el comunicado de Matador abre la puerta a las malas noticias: confirma que el grupo cumplirá con las cinco fechas que tiene programadas en América del Sur en noviembre, y después… afirma que el futuro de la banda es incierto. Puede que Kim y Thurston (que últimamente ha cultivado bastante su carrera en solitario, por cierto) logren que no les afecte y puedan seguir con el grupo, o puede que esto signifique la disolución definitiva de Sonic Youth, porque la pareja era la base creativa de la banda. Lo cual es una pena, porque si algo habíamos visto en el grupo de Nueva York a lo largo de sus constantes visitas al Primavera Sound (son uno de sus grupos residente prácticamente) y en su última actuación en Barcelona (a modo de presentación de The Eternal, el 18 de abril de 2010), es que siguen en un estado de forma excelente y envidiable para la mayoría de bandas con su trayectoria. Así que veremos qué pasa, aunque no tiene buena pinta…

Publicidad
Publicidad