13/10/2011

¡Hola indiespoteros! (…) Como seguramente desconocíais, hace dos viernes pinchaban los Indiespot DJs en la Sala BeCool (ahora resulta que lo hacen cada viernes, los […]

¡Hola indiespoteros! (…) Como seguramente desconocíais, hace dos viernes pinchaban los Indiespot DJs en la Sala BeCool (ahora resulta que lo hacen cada viernes, los pesados). Todo parecía coincidir para que la del viernes 30 de septiembre fuera una noche de esas en las que no sale nadie y no hay plan, así que nos atrevimos a ver a nuestros jefes a los platos. Les hacemos una llamadita y nos prometen un par de copas a cambio de escribir qué nos había parecido la noche. Pues mal, Indiespot… nos pareció mal.

Al llegar a la zona ya nos dimos cuenta de que no era un lugar peligroso que digamos, no se si nos entendéis… lo dejaremos en “lugar céntrico”. Primero fuimos a tomar unas copas al local de al lado de nombre no recordado y la expectación ya era considerable. “¿Has oído? Esta noche vienen a pinchar Indiespot DJs”, “¿Será un DJ Set o un Live?” eran los comentarios más escuchados por allí. Pillamos unos gintonics, una Mondo Sonoro del montón tirado de la puerta, y a hacer tiempo…

Entramos por fin al BeCool y nos encontramos una sala bastante grande para lo humilde que parecía desde fuera. Música techno-casual y en el suelo una plataforma redonda giratoria, donde danzaban un montón de pij estudiantes. No, no vamos a opinar sobre el ambiente de la sala, la gente es libre de llevar todos los polos Ralph Lauren que quieran y nos parece muy respetable. Además, ESTO sobre todo es publicidad a la Sala BeCool y hemos de quedar bien para nuestras futuras entradas+consumición gratis. Pero ganas de sabotear el ponche no nos faltaron.

Entendemos que eso no es la clase de música que pondrían Indiespot DJs (ellos pincharían temazos indies, pensamos) y subimos hacia la otra sala. Entramos y suena Foster the People… no cabe duda: son ellos. Bueno, en realidad es él. Se ve que su compañero indiespotiense le había dejado tirado y ahora tenía que pinchar solo. No podía irse ni a mear por culpa de la jugarreta que le hizo el otro. Tratamos de calmarlo para que dejara de despotricar e insultar gravemente a su “amigo” y nos ofrecimos para pinchar con él. “No, mejor pincho solo”, y nos regaló unas consumiciones para que nos largáramos. Pues fetén, oye. Pedimos nuestros gintonics a una camarera con un contrato visiblemente justificado, mientras nuestros oídos se deleitaban con aquella sesión. A ver, era Indiespot DJ, va justico, pero ponía las canciones una detrás de otra con suma maestría. Dejaba al Winamp a la altura del betún. Eso sí, ni rastro de esos temazos guays que luego, yendo de molones, van descubriéndonos en este blog. Ni tUnE-YarDs ni Cut Your Hair ni mierdas de las suyas, aquí los típicos The Smiths, Blur, Pulp… vamos, como si pinchara un DJ Amable; un DJ Amable manco.

Que indiespot no es un reclamo es un hecho y esto se notaba en una sala visiblemente vacía. Sí que era un reclamo el lavabo, ya que la gente para mear o para lo otro, obligatoriamente tenía que atravesar dicha sala. De esto se dio cuenta nuestro avispado deejay y aprovechó el tirón del lavabo para poner sus mejores hits facilones. Y claro, la sala iba aumentando el aforo a ritmo de The Killers o similares, mientras nuestros brazos ya no podían estar más cruzados. La calidad de la música era inversamente proporcional al aforo. Contamos 3 de Foster The People y unas 4 de los Strokes. Así que con una leve pero forzada sonrisa fuimos a despedirnos de nuestro jefe: “¡Te lo curras pavo! Sesionaca”. Y portazo que te crió.

Pero a pesar de todo esto, este viernes Indiespot DJs pinchan en La [2] de Apolo, y nosotros sin duda vamos a ir, que nos han dicho que la banda Rubik lo peta bastante. Y con esta clara publicidad nos despedimos; pero no es un adiós para siempre, es una despedida a lo Sexy Sadie.

Publicidad
Publicidad