23/07/2011

El pasado 3 de Julio se cumplían exactamente 40 años de la muerte de Jim Morrison, vocalista de The Doors, poeta, nihilista, seductor. Morrison murió […]

El pasado 3 de Julio se cumplían exactamente 40 años de la muerte de Jim Morrison, vocalista de The Doors, poeta, nihilista, seductor. Morrison murió en Paris en 1971. Con 27 años. Los mismos que Brian Jones, miembro fundador de The Rolling Stones, que fue encontrado muerto exactamente el mismo día, un 3 de Julio, pero de 1969. También tenían 27 años las manos mágicas de Jimi Hendrix cuando fue encontrado muerto en el ocaso del verano de 1970. Y la garganta afilada de Janis Joplin, que se fue apenas unas semanas después. También tenía 27 años Kurt Cobain cuando dejó de respirar aquel 5 de Abril de 1994 en Seattle, EE.UU. Y la maldición continúa. Amy Winehouse ha sido encontrada muerta en su piso de Londres. 23 de Julio de 2011. Edad: 27. Carrera: efímera. «Se veía venir» es el comentario más repetido tras las condolencias y la lástima. La década pasada fue suya. Frank (2003) paso por un disco notable, hilado por esa voz personalísima, entonces todavía llena de vida y energía. Back to Black dobló la apuesta y la sacó del montón. Soul de alguna forma nunca visto, lleno de clase, arena y carisma. Ella era otra cosa. Para algunos, el disco de la década. La revelación de aquel 2006 sin lugar a dudas. Tenía entonces 23 años y todavía era capaz de subir su voz a un piano y hacer cosas como esta (también tras el salto). Y desde entonces, la caída libre, la droga, la decadencia expuesta casi de forma pornográfica en centenares de fotos repugnantes. Los escándalos, los ingresos en el hospital (y en las comisarías) y las compañías poco recomendables. Su carrera y su vida, paralelas, a bandazos. Cantó con su ahijada Dionne Bromfield. Trató de pasarse al reggae y se encontró con el portazo de Island Records. Montó su propio sello, Lioness Records. Etcétera. Se fue, volvió, revolvió y volvió a revenir. Pero nunca fue la misma. Los brazos delgadísimos, la piel pegada a la cara, la voz como una sombra. La vida como una sombra. El último esperpento, este. Ya casi no fue noticia. Por repetición. No vino al BBK y su lugar lo ocuparon Suede. Aquellos que cantan… «she’s not dead, she’s gone away gone away, just gone away». Sirva de homenaje, tras al salto. Y que el tiempo juzgue si su legado llega al de esos otros que también se fueron antes de tiempo. A los 27. Descanse en paz.

http://www.youtube.com/watch?v=r7xfX8qIiiA

Publicidad
Publicidad