15/07/2011

Debe de ser dura la indiferencia. Hace unos meses, allá por abril, les contábamos que nos habíamos acercado al concierto de Centro-Matic en Madrid (somos […]

Debe de ser dura la indiferencia. Hace unos meses, allá por abril, les contábamos que nos habíamos acercado al concierto de Centro-Matic en Madrid (somos fans). Allí pudimos disfrutar de bastantes de los temas que ya hoy componen Candidate Waltz, el décimo disco (ahí es nada) de la banda de Texas. «Jubilados de hype», dijimos entonces. Y lo decimos ahora, porque la repercusión mediática que está teniendo el álbum es casi nula. Ni siquiera los raudos redactores de Pitchfork han tenido a bien reseñar el album, que lleva desde el 21 de Junio en la calle y colgado en la página web de la banda. Y es una pena porque, sin ser el mejor de su carrera, Candidate Waltz es un álbum de rock, sin un gramo de paja y lleno de grandes canciones. ‘All The Takers‘, la que lo abre, o ‘Only In My Double Mind’ (mucho ojo a esta) son lecciones magistrales sobre cómo combinar la solidez y la rugosidad con el pop y la luz. ‘Iso-Residue‘, con su batería granítica, sus coros de espuma y su guitarreo de papel de lija, es un tiro. 4/4. Pum-pá pum-pá. Hacen falta también canciones como esta. O como la que sigue, ‘Estimate x3‘, que tiene un tramo final que es para ponerle un marco y colgarlo en el salón. Junto a, por ejemplo, ‘Shadow, Follow Me‘, esa delicia. En fin, sirva este post para reafirmarnos en nuestro cariño inmenso a estos texanos y para que no se nos pierda en el maravilloso barullo de la novedad la delicia de lo seguro, de lo que no falla. Escuchen ‘Mercedes Blast‘ (que acaba -oh, sacrilegio- con un solo de guitarra) y me lo cuentan. Pueden hacerlo aquí o aquí. Tras el salto tienen el vídeo de ‘Iso-Residue’.

Publicidad
Publicidad