15/07/2011

Escuchando una y diez veces Suck It And See, el cuarto disco de Arctic Monkeys, uno tiene la sensación de que los tres trabajos anteriores […]

Escuchando una y diez veces Suck It And See, el cuarto disco de Arctic Monkeys, uno tiene la sensación de que los tres trabajos anteriores eran el camino imprescindible para llegar hasta aquí. Experimentos necesarios, experiencias que Alex Turner y los suyos tenían que probar para darse cuenta de que, al final, puede que lo suyo sea el pop colorido, con miles de matices y pinceladas clásicas, pero pop rotundo al fin y al cabo. Ahora, con el tiempo, poco queda del ritmo espídico y atropellado de Whatever People Say I Am, That’s What I’m Not, aunque la esencia permanezca inalterable gracias a que el discurso sonoro de Arctic Monkeys haya vivido una de las evoluciones más lógicas y acertadas de entre las de su generación. Dice Turner que tenía ganas de cantar más tranquilamente, de usar menos palabras y de escoger más, y seguramente de ahí que el disco tenga un aire más sosegado, un regusto más apacible, más amable. Y de ahí que Suck It And See pueda considerarse el disco con más potencial de la carrera de Arctic Monkeys. Lo comentamos un poco más…

Porque si algo es este Suck It And See, es una mezcla entre el rock musculoso que empezaron a tantear en Favorite Worst Nightmare y al que atacaron directamente en el fenomenal Humbug (ahí está buena parte del disco, desde ‘Brick By Brick‘ a la tremenda ‘Library Pictures‘, pasando por el single ‘Don’t Sit Down ‘Cause I’ve Moved Your Chair‘ y, en menor medida, ‘All My Own Stunts‘) y un nuevo espectro pop que Arctic Monkeys han abrazado por completo esta vez: el de los medios tiempos de pop vital y multicolor, siempre con un pie en los sonidos clásicos (seguramente gracias a la producción y a la voz serena de Alex Turner). De estas canciones hay un arsenal en Suck It And See, todas ellas redondas e inspiradísimas (‘She’s Thunderstorms‘, ‘Reckless Serenade‘, ‘Black Treacle‘, ‘Piledriver Waltz‘), y si le tuviéramos que pedir algo al disco sería que prescindiera de una (dos a lo sumo) para que el resultado final quedara más compensado, porque de aquel Humbug una de las cosas que más nos gustan son esas diez canciones que transcurren como un suspiro.

La despedida del álbum merece mención especial, con un glorioso doblete formado por ‘Suck It And See‘ y ‘That’s Where You’re Wrong‘ que seguramente sean las dos canciones más maduras, certeras y deudoras del brit pop ochentero que hayan hecho jamás Arctic Monkeys. Una despedida por todo lo alto para un disco que debería aportarles ese pedazo de credibilidad que llevan años mereciéndose y que el atronador hype de su primer disco se encargó de arrebatar.

Arctic Monkeys tocan mañana sábado en el FIB 2011 (coincidiendo en horario con Beirut), y esta semana han presentado el videoclip de ‘The Hellcat Spangled Shalalala‘, otra de las magníficas canciones que escenifican este nuevo rumbo de los chicos de Sheffield. La tienen aquí debajo (tanto el videoclip como el directo). ¡Larga vida a Arctic Monkeys!

Arctic Monkeys – ‘The Hellcat Spangled Shalalala’

Arctic Monkeys – ‘The Hellcat Spangled Shalalala’ (live)

Publicidad
Publicidad